Fidelidad a tu Pastor

1 Samuel 26:6-12 Entonces David dijo a Ahimelec heteo y a Abisai hijo de Sarvia, hermano de Joab: ¿Quién descenderá conmigo a Saúl en el campamento? Y dijo Abisai: Yo descenderé contigo. David, pues, y Abisai fueron de noche al ejército; y he aquí que Saúl estaba tendido durmiendo en el campamento, y su lanza clavada en tierra a su cabecera; y Abner y el ejército estaban tendidos alrededor de él. Entonces dijo Abisai a David: Hoy ha entregado Dios a tu enemigo en tu mano; ahora, pues, déjame que le hiera con la lanza, y lo enclavaré en la tierra de un golpe, y no le daré segundo golpe. Y David respondió a Abisai: No le mates; porque ¿quién extenderá su mano contra el ungido de Jehová, y será inocente? Dijo además David: Vive Jehová, que si Jehová no lo hiriere, o su día llegue para que muera, o descendiendo en batalla perezca, guárdeme Jehová de extender mi mano contra el ungido de Jehová. Pero toma ahora la lanza que está a su cabecera, y la vasija de agua, y vámonos. Se llevó, pues, David la lanza y la vasija de agua de la cabecera de Saúl, y se fueron; y no hubo nadie que viese, ni entendiese, ni velase, pues todos dormían; porque un profundo sueño enviado de Jehová había caído sobre ellos.
    Quiero hablarle de un asunto vital; un asunto que sin duda alguna es lo que detiene en gran parte las bendiciones en nuestras iglesias, y que también tiene y tendrá mucha influencia en nuestros hogares, en nuestros hijos, y aun en los hijos de los jóvenes que tendrán el día de mañana, y es precisamente el de levantar nuestras manos contra el ungido de Jehová.

Quiero hablarle de la fidelidad que usted debe tener a su pastor. Todo lo que quiero hablarle a través de este mensaje es para que le sea de bendición, y para que usted pueda ser una bendición a su pastor.

En este pasaje hay una historia que la mayoría conocemos. Tenemos a Saúl como primer rey de Israel. Tenemos a Saúl como un hombre que está gobernando a Israel; y también tenemos en ese tiempo a David. Saúl no ve con buenos ojos a David por causa de los comentarios de la gente, pues David había vencido a Goliat y se había ganado el aprecio del pueblo. Ahora David está huyendo con algunos hombres que se le han unido, y ha formado un ejército de aproximadamente cuatrocientos hombres, yendo de un lado a otro, escondiéndose de Saúl y su ejercito.

Exactamente en el pasaje que hemos leído, David se encuentra con la segunda oportunidad para poder levantar su mano contra el rey Saúl y acabarlo. Hay palabras y frases aquí que deberían impactar nuestros corazones, porque dice:

Dijo además David: Vive Jehová, que si Jehová no lo hiriere, o su día llegue para que muera, o descendiendo en batalla perezca, guárdeme Jehová de extender mi mano contra el ungido de Jehová. ¡Guárdeme Dios de que un día yo haga eso de levantar mi mano contra el siervo de Dios, contra aquel que Dios ha levantado como el ungido de Jehová!

Luego dice en el versículo 12: Se llevó, pues, David la lanza y la vasija de agua de la cabecera de Saúl, y se fueron; y no hubo nadie que viese… ¿Sabe quién había creado esa oportunidad para probar la fidelidad de David hacia Saúl? La había creado Dios, porque había hecho caer en profundo sueño enviado de Jehová sobre todos ellos. ¡Guárdeme Dios de extender mi mano contra el ungido de Jehová!

Yo creo, hermanos, que cada uno de nosotros para poder tener la bendición de Dios tenemos que armarnos del mismo pensamiento. ¡Cuántas bendiciones en la iglesia no llegan o se pierden por causa de miembros que levantan su lengua contra el pastor! Miembros levantando la crítica contra la esposa del pastor, contra los hijos del pastor. Cuántas conversaciones hay en los hogares de muchos miembros que después de ir a la iglesia, su conversación en la mesa es para criticar al pastor, para hacer parecer al pastor como un tonto, como alguien que no tiene la razón, que solamente habló ahí en la iglesia para lastimarlos y herirlos, y no para ayudarlos como es el propósito de cada siervo de Dios.

Hay algunas cosas que tenemos que entender de toda esta historia, y de las que tenemos que estar ciertos, y que debemos meterlas en nuestra mente y en nuestro corazón:

1. Dios es quien escoge a sus siervos. No ha sido usted quien ha puesto al pastor, ha sido Dios quien lo ha hecho. En 1 Samuel 9 podemos ver una historia maravillosa, increíble, de cómo Dios escoge a Saúl; ahora, usted podrá decir, pero hermano, ¿por qué Dios escogió a Saúl, por qué no escogió a otro? Bueno, déjeme decírcelo: porque Dios es Soberano. Dios no le va a pedir permiso a usted para escoger a su pastor. Dios sigue siendo Soberano, y Él a quien quiere llama y a quien quiere escoge; y mire, Dios utilizó a unas asnas para escoger a este hombre.

Las asnas del padre de Saúl estaban perdidas, y dice la Biblia que él fue, y anduvo buscando y buscando estas burras, y de pronto le dice su siervo, v. 6: El le respondió: He aquí ahora hay en esta ciudad un varón de Dios, que es hombre insigne; todo lo que él dice acontece sin falta. Vamos, pues, allá; quizá nos dará algún indicio acerca del objeto por el cual emprendimos nuestro camino. Aquí tenemos a Saúl antes de que fuera rey. Saúl y su siervo andan buscando estas burras, y van de una tierra a otra, de un monte a otro monte, hasta que llegan a la tierra de Zuf; y se le ocurre al siervo decir que allí cerca había un siervo de Dios. El dijo: ¡Vamos! ¡Vamos a ver qué es lo que él nos dice! El es un varón insigne, él conoce todo. En el versículo 14 dice que ellos subieron a la ciudad y encontraron a Samuel.

Ahora en el versículo 17 dice: Y luego que Samuel vio a Saúl, Jehová le dijo: —Primero tenemos que entender esto, ¿quién le dijo? Jehová— He aquí éste es el varón del cual te hablé; éste gobernará mi pueblo. Probablemente a su pastor también lo hayan llevado unas burras hasta la iglesia, o quienquiera que haya sido, pero cuando llegó a la iglesia y habló el siervo de Dios, probablemente ese día fue cuando Dios lo llamó para servirle.

Aquí tenemos que unas burras estaban extraviadas, y Saúl andaba tras ellas. Llegaron hasta la ciudad, y cuando Samuel lo vio, Dios le dijo: Este es. No fue Samuel quien lo escogió, fue Dios directamente quien lo escogió, y en 1 Samuel 10:1 dice: Tomando entonces Samuel una redoma de aceite, la derramó sobre su cabeza, y lo besó, y le dijo: ¿No te ha ungido Jehová por príncipe sobre su pueblo Israel? Ahora te toca a ti entenderlo Saúl, ¡tú eres el ungido de Jehová! versículo 6: Entonces el Espíritu de Jehová vendrá sobre ti con poder, y profetizarás con ellos, y serás mudado en otro hombre.

Y al final del versículo 10 dice: y el Espíritu de Dios vino sobre él con poder, y profetizó entre ellos. ¿Por qué Dios escogió a Saúl? Porque a Él le complació así, y porque Dios escoge a lo vil y menospreciado de este mundo, y a lo que no es para avergonzar lo que es, para avergonzar a los sabios de este mundo. Y si usted tiene un pastor en su iglesia, tiene que entender y reconocer que ha sido Dios quien lo ha puesto allí, y en el momento en que Dios lo quiera, Dios lo va a quitar, no esté preocupado por eso.

Cuántas veces escuchamos de gente necia y rebelde que se reúnen para planear cómo destituir al pastor. Déjeme decirle que ese es trabajo de Dios, no de usted. Entonces no fue casualidad que Saúl fuera el ungido de Dios, como no es casualidad que tú tengas a ese pastor en tu iglesia. Dios escogió a Saúl de entre miles; de entre las doce tribus de Israel, Dios escogió una tribu, y de entre esa tribu, la tribu de Benjamín, Dios escogió a una familia, y de entre toda esa familia, Dios escogió a un solo hombre que fue Saúl. No es casualidad el pastor que tú tienes.

Debes entender que Dios lo escogió para realizar un trabajo especial. El es el representante de Dios ante su iglesia. De tal manera que si fue Dios quien lo escogió, debemos de controlar un poquito nuestra lengua para no estar hablando contra él. Mire hermano, normalmente al pastor le vemos hasta las arrugas más insignificantes, y nos disgusta; y que tragedia que tú no puedas dar gracias a Dios por tu pastor, y que en lugar de eso te levantes para criticarlo, para hablar contra él, para mirar todos sus defectos, en lugar de contar todas las bendiciones en las que Dios lo ha usado para cambiar tu vida.

La siguiente cosa que debemos de entender:

2. Los siervos de Dios también se equivocan. ¿Y sabes por qué? Porque ellos también son hombres como tú. Tal como tú no eres perfecto, el pastor que tú tienes tampoco es perfecto.

En la historia de Saúl, él tuvo una mala opinión acerca de David; puedes ver cómo Saúl estuvo celoso por los cantos que las mujeres empezaron a levantar después de que vinieron de haber enfrentado a los filisteos, en la cual David había cortado la cabeza de Goliat. Tú puedes ver cómo Saúl empezó a perseguir a David, y cómo Saúl se puso amargo por completo contra alguien que le hizo el bien. ¿Por qué hizo esto Saúl? Porque los pastores también se equivocan, los ungidos de Dios a veces se equivocan. Y es que en lugar de predisponernos contra el pastor, deberíamos entender que si hay alguien que necesita nuestras oraciones, nuestra ayuda, que si hay alguien que necesita nuestro apoyo es precisamente nuestro pastor.

Si hay gente por la que debemos estar orando es obvio que es por nuestra familia, pero también alguien importante es nuestro pastor. ¿Por qué? Porque puede ser que cometa un error, que no actúe con sabiduría, que se amargue contra alguno de los miembros de la iglesia. La verdad es que necesitamos levantarle las manos al siervo de Dios, hermanos.

Cuánta bendición llegaría a tu iglesia si solamente tú empezaras a orar por tu pastor. Déjame preguntarte: ¿Oraste este día por tu pastor? ¿Oraste el día de ayer por tu pastor? ¿Oraste la semana pasada por tu pastor? Te voy a decir lo que hiciste, lo que hiciste fue criticar a tu pastor. Te has puesto como juez, ¿verdad?, con las manos cruzadas para determinar si el mensaje que él predicó el domingo pasado usó un buena hermenéutica, una buena homilética, si los puntos que él dio fueron precisos o no.

Y ese es el error que tenemos nosotros como miembros de iglesias, que en lugar de orar por nuestro pastor, siempre estamos criticándolos, sin pensar que también ellos son hombres, que también ellos se equivocan y que son imperfectos como nosotros; que así como nosotros estamos inclinados hacia el pecado, de la misma manera tu pastor tiene esa misma naturaleza, y si hay alguien por quien el diablo está detrás y tiene un plan para acabarlo es precisamente tu pastor; porque si el pastor puede caer, muchos pueden caer. Si el pastor le es infiel a Dios, muchos pueden ver su ejemplo y pueden también serle infieles a Dios.

3. Debemos ser fieles al siervo de Dios, aun a aquellos que hacen lo malo, mientras Dios no los quite del liderazgo debemos de respetarlos. Hermano, entonces ¿qué voy a hacer si mi pastor es adúltero? Bueno, en lugar de levantar tu lengua contra él, busca otra iglesia. No tenemos por qué nosotros levantar contienda en la iglesia, hermanos. ¿Que otros lo quieren matar?, bueno, pues que lo maten otros, yo no voy a levantar mi mano contra el ungido de Jehová.

Nunca hablen mal del pastor, sea fiel a su liderazgo; piense en aquellos que se desanimaron o se desanimarán por tus críticas, y algunos de ellos pueden ser tu propia familia, porque las primeras personas que van a escuchar tus malos conceptos en contra del pastor serán precisamente tus hijos, tus hermanos, tus padres que no son creyentes, y que cuando te oyen hablar de esa manera, ellos no quieren y no querrán escuchar.

Piensa en el día de mañana en el cual tus hijos necesitarán tal vez del consejo de tu pastor, y él no tendrá la figura de liderazgo que debiera de tener como pastor, porque tú lo has criticado tanto que lo has desacreditado en la mesa cuando tus hijos te están escuchando; de tal manera que cuando el día de mañana tu hijo o hija estén en rebeldía y tengas que venir delante del pastor para decir: Pastor, ¡ayúdeme! Y tú lo lleves delante de tu hijo, ¿sabes qué?, tu hijo no va a hacer caso, porque tú destruiste la figura de él, lo destruiste con tus palabras, levantaste tu lengua contra el ungido de Jehová.

Piensa que un día tú y yo vamos a estar en el tribunal de Cristo, y ¿sabes qué? vamos a responder por todo lo que dijimos. Piense en el mal testimonio que usted tiene en su comunidad, y que es escuchado por causa de que lo has propagado criticándolo a él.

¿Sabes qué? Tú deberías preferir que tus hijos, en lugar de que tengan allí un póster de Valentín Elizalde o de algún conjunto musical como sus héroes, deberías de preferir que tus hijos tuvieran en alta estima a tu pastor, que él fuera su héroe, que si hay algo que debieran desear es seguir los pasos de su pastor.

Nunca hable mal de él. Piense que lo único que usted hace es incitar su carne a hacer lo incorrecto delante de Dios. Piense que si pelea usted contra su pastor en realidad usted se está oponiendo a la voluntad de Dios.

¿Dios podrá quitar a su pastor del liderazgo? ¿Si lo podrá hacer Dios? ¡Sí puede! ¿Dios podrá quitarle la vida a su pastor? Si Él quiere sí. Entonces, ¿por qué nosotros tenemos que levantar nuestra mano contra él?

Tenemos aquí que David tenía la oportunidad de enclavar a Saúl en la tierra, acabar con él de un solo golpe. Saúl estaba dormido; Saúl estaba en sus manos; ninguno de los guardias se habían dado cuenta que habían llegado hasta el mismo campamento; la lanza de él mismo estaba lista solo para moverla unos cuantos centímetros y enclavarla en su corazón. Un solo golpe hubiera bastado. Pero hubo alguien que dijo: ¡No, él es el ungido de Dios! ¡No levantes esa lanza!, ¡teme a Dios porque es el ungido de Jehová!

Y nosotros debemos armarnos de ese pensamiento. Hay que temer a Dios porque si nosotros estamos peleando contra el pastor, en realidad estamos peleando contra Dios.

Si él no tiene sabiduría en las decisiones que está tomando en la iglesia, vamos a calmar nuestra lengua, vamos mejor a orar a nuestro Soberano Dios para que le de sabiduría. Si él ha cometido muchos errores en su ministerio, vamos a orar por el pastor. Vamos a levantar sus manos, en lugar de estar crítica tras crítica.

Hermanos, nuestra lucha no es contra sangre y carne, no es contra el pastor, no es contra la esposa del pastor, contra los líderes en la iglesia; déjame decirte algo, y esto es aplicable para cualquier cosa: Si tú puedes mirar a tu enemigo, si puedes verlo, tú estás en la lucha y en la batalla incorrecta. ¿Por qué? Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, nuestra lucha no es contra personas, nuestra lucha es contra el diablo.

Hebreos 13:7, dice: Acordaos de vuestros pastores, que os hablaron la palabra de Dios; considerad cuál haya sido el resultado de su conducta, e imitad su fe. Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso.

¿Qué tenemos que hacer entonces? Tenemos que obedecer al pastor. Ahora, obviamente nuestra obediencia no es una obediencia ciega; si el pastor trata de seducir a una de las señoritas de la iglesia, la señorita no va a decir: Bueno, es que yo tengo que obedecer al pastor; ¡no, no, no! Tenemos que ser sabios, y lo que tenemos que hacer es huir, pero no levantar nuestra mano contra él, hay alguien que puede juzgarlo, hay alguien que puede matarlo pronto, que puede quitarlo de ese lugar, pero yo estoy hablando de la obediencia que debemos de tener cuando el pastor está dirigiendo la iglesia, cuando el pastor nos está dando instrucciones que beneficiarán la iglesia: Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos. El versículo que leímos dice: Acordaos de vuestros pastores. ¿Cómo nos vamos acordar de ellos? En oración.

Debemos entonces honrar a los siervos de Dios; dice la Biblia que son dignos de doble honor. Hay que imitar su fe, hay que seguir sus pasos en la obra, hay que obedecerle, hay que cuidar al pastor y a su familia, hay que proveer para él y sus necesidades, hay que amar al pastor, hay que velar por él.

Mire cuánta bendición usted se acarrearía si solamente cambiara su actitud con el siervo de Dios. Cuánta bendición empezaría a llegar a su hogar si usted cambiara su actitud en contra de él. Una manera en que podemos mostrar nuestro aprecio con el pastor es orando por él.

Otra manera es escribirle una notita por ahí: ¡Ánimo, pastor! Estamos orando por usted, le amamos a usted y a su familia. Otra manera de apoyar a su pastor es que usted diezme; el pastor anda tronándose los dedos porque no sabe qué es lo que va a comer el día de hoy, por causa de que los diezmos no llegaron. Las deudas de la iglesia no se han podido cubrir por causa de que miembros dejaron de diezmar, se enojaron con el pastor por la predicación del domingo, y ahora no diezman.

Yo fui miembro de una iglesia Bautista y recuerdo que las sesiones de negocios, eran solamente pleitos, en el Nombre de Dios peleándose. Peleándose por manejar las ofrendas, peleándose por gobernar la iglesia. ¿Sabe qué? La Biblia nos dice que el gobierno que Dios estableció era un gobierno teocrático, era Dios gobernando a través de su siervo. Usted que es diácono de la iglesia, que quiere gobernar al pastor, que quiere autorizar los mensajes del pastor, que quiere autorizar todo lo que el pastor hace como si usted fuera la cámara de diputados o de senadores, usted está mal hermano, usted debe orar por su pastor, que Dios le de sabiduría para dirigir la iglesia.

Yo recuerdo que en esa iglesia estábamos en esa sesión de negocios, y de pronto, una santa señora se levantó, y muy enojada dijo: ¡Pastor!, ¡Mi familia y yo hemos decidido dejar de diezmar si usted no cambia el tipo de mensajes! ¿Sabe qué? El pastor se puso pálido, se le fue el color, se le vino otro, no sabía qué decir. Ella era de las familias más influyentes de la iglesia, de los que diezmaban; la familia de esa mujer aportaba como el setenta por ciento de los ingresos de la iglesia; y la verdad es que esa mujer tuvo más agallas que muchos cristianos de ahora, pues expresó su malestar en público.

Eso es exactamente lo que tú estás haciendo; tú te enojas contra el pastor, y la primera cosa que haces es que dejas de diezmar, dejas de apoyar los programas de la iglesia, dejas de dar ofrendas especiales en la iglesia. ¿Por qué? Porque dices: Es que no estoy de acuerdo con lo que el pastor está haciendo, no estoy de acuerdo en que el pastor tenga una campaña o un evento en donde nos vengan a regañar. No lo has expresado pero ya lo pensaste, ¿verdad? Mire, hermano, mire hermana, lo que usted tiene que hacer es apoyar a su pastor, y la manera de apoyarlo es que usted diezme.

La manera de apoyarlo es que usted esté orando constantemente por él. El se puede equivocar y puede tomar decisiones erróneas, pero una cosa sí le puedo decir, y es que si usted ora, Dios va a cambiarlo. Tenemos un Dios así, un Dios de milagros. Dios puede usar a su pastor, lo único que usted necesita es cambiar de actitud. ¿Acaso Dios no podrá usar a su pastor para hablarle a usted? Sí puede, todo es cuestión que usted tenga una buena actitud, porque de otra manera usted se está amargando contra el siervo de Dios.

Apoye a su pastor, sea fiel a su pastor, hable bien del siervo de Dios; tal vez esa es la razón por la usted cuando va a evangelizar, si es que lo hace, e invita gente a la iglesia, usted no está tan animado para decir: ¡Venga a iglesia! ¡Mire!, tenemos un pastor que nos habla la Palabra de Dios ¡Un pastor que nos anima! ¡Venga, venga! Pero cuando usted no tiene un buen concepto de su pastor, usted dice: ¿No quiere ir a la iglesia? Bueno, no vaya, yo tampoco quisiera ir a la iglesia pero tengo que ir.

Ah sí, pero cuando viene el hermano fulano de tal, a predicar a la iglesia, ¿verdad? Usted dice: ¡Venga, venga! ¡Va a estar fulano de tal! Como si su pastor no sirviera; porque usted no se anima de la misma manera cuando está su pastor predicando. ¿Y sabes por qué? Porque no apreciamos al siervo que Dios ha llamado para estar en nuestra iglesia.

Y así como yo creo, hermanos, que los países tenemos los gobernantes que merecemos, tal vez el tipo de pastor que usted tiene es el que usted merece también, porque usted es muy terco.

¡Oh Señor, ayúdanos a apreciar al siervo de Dios! Amén.

33 comments

  1. gracias Señor por este mensaje

    • Roy Perez

      Primeramente le doy gracias por ofendernos. Hermano, con mucho respeto y sin querer ofenderle a usted, porque seguramente usted es pastor, llamdo por usted mismo, por un consilio, por alguien que le dio una credencial y eso esta muy bien, pero quien le dice a usted o a los que se hacen llamar pastores que solo ellos son ungidos de Dios. Hermano, por favor habra sus ojos y no haga una ensalada del AT con el NT como a usted le place o le conviene. En el AT Dios ungia a tres clases de personas; Reyes, Sacerdotes y Profetas. Habia un proposito, este grupo de personas representaban la soberania y la justicia de Dios en la tierra, es por eso que se decia “El ungido de Jehova” (1Samuel 24:10). En el Nuevo Pacto todos somos ungidos de Dios (1Juan 2:27). No me diga que es pecado jusgar con justo juicio (Juan 7:24). Tampoco me diga que usted nunca ha jusgado a un ungido (oveja) de Dios, hermano, por favor no recomiende esta dotrina “De no hablar mal del ungido de Jehova”. Si usted es pastor, usted es el menos indicado para decir esto. Mire cuanta mentira, cuanto engano, cuanto robo, todo porque, porque hombres como usted se han levantado para amedrentar e intimidar al pueblo de Dios, diciendoles que si hablan de su pastor no van a recibir bendicion. Pida a Dios revelacion de su Palabra. Que Dios ilumine su mnete y le de el dicernimiento correcto.

      • Miguel J

        Sr. Roy-
        Acabo de leer su comentario y parece ser o posiblemente, es usted ese tipo de persona que no se somete a la authoridad pastoral ni mucho menos respeta el liderazco de la Iglesia. Sus comentarios van en contra de los principios biblicos tanto del AT como del NT. Su mentalidad dogmatica nunca dara lugar a que usted honre el ministerio pastoral. Si se siente ofendido, busque reconciliar su corazon con Dios y comience a ser de Bendicion y no de estorbo a favor del Rieno de Dios.

      • Primero que nada espero que Dios te bendiga y quite la venda tan grande que tienen sus ojos.

        Querido hermano, es triste ver como personas como usted son usadas por satanas para desvirtuar la palabra de Dios y un buen consejo de un hermano, no se trata de que no puedes emitir opinion, pero obviamente no debemos hablar mal de nuestros Pastores en este caso porque ese es el tema ( no quiere decir con eso, que solo ellos sean los ungidos, porque en ningun lado lei que dijera eso), sino de entender el poder que tiene nuestra lengua, y que debemos ser sabios al usarla, y antes de emitir una critica o un juicio, debemos orar? va usted a una iglesia? ora usted por sus pastores? me parece que no, simplemente tome lo que le sirve y deseche lo que no… Es triste leer tanta gente llena de odio y dejandose utilizar, porque hay personas nuevas creyentes que se pueden perder por sus comentarios… Un comentario constructivo no esta demas, pero de alli a llegar a este punto, es vergonzoso… Y ojo no soy Pastora… Pero diezmo y honro a mis pastores y sinceramente Dios me ha bendecido inmensamente

    • Jorge Rodriguez

      Querido Hno. le deceo lo mejor de parte de Dios padre y de nuestro Señor Jesucristo yo amo mucho a mi pastor y respeto alos pastores de las demas congregaciones y se que los pastores tanbien se equibocan son seres humanos pero me beo en la obligacion de como estudiante de la biblia serio en decirle con todo el respeto que ustedse merece estimado siervo que el problema mas grande que ha existido de todos los tienpos estudiado la historia de la iglesia primitiva todas las doctrinas herradas con que los apostoles estuvieron atentos advirtiendo a los creyentes de cuidarse de las falsas doctrinas que yerran por la mala interpretacion bilbica por sacar de contexto la escritura traer textos del antiguo testameto ponerlos hoy biolando todas las reglas de interpretacin biblica distorcionando asi todo el mensaje que se quiere dar por que mucha gente toma pasajes por ejemplo Una de tantas cosas malas y condenables dentro de la mala praxis del cristianismo es la de usar textos bíblicos para hacer argumentos con ellos que nada tienen que ver con el fin por el que fueron escritos y divinamente inspirados.

      “La letra mata mas el espíritu vivifica”, y… “el conocimiento envanece, pero el amor edifica” son dos de esos muy usados textos, fuera de contexto.

      Cuando se enfatiza la importancia de aprender más de la Palabra, de aumentar el conocimiento bíblico, de crecer en doctrina y sabiduría y cosas así, algunos se oponen aduciendo sendos pasajes bíblicos, sin el más mínimo pudor ni recato.

      Lo que pretenden decir es que el conocimiento no es bueno, y lo que es bueno es la “fe”, la unción del Espíritu, las experiencias personales con Dios, lo emocional, etc.

      La pregunta que nos debemos hacer es esta: ¿Por qué ha de ser una cosa en vez de la otra? He ahí la trampa.

      ¿Es que la Palabra nos enseña que la fe, la experiencia con el Espíritu Santo, etc. todo ello es contrario al conocimiento, como que se oponen? Sabemos que no es así.

      De entrada queremos decir que el conocimiento bíblico es básico para poder experimentar una saludable vida cristiana, de otra manera seríamos víctimas fáciles del enemigo y de nuestra propia carne.
      “Si el conocimiento de la Biblia fuera malo, entonces ¿qué tendríamos que hacer con ella? Les diré qué: ESTUDIARLA, porque gracias a Dios, ¡Bendito conocimiento es este!” pero sabemos que la mayor parte de la iglesia piensade esa manera herrada por la ignorancia de la palabra de Dios la ermeneutica dice que ese pasaje biblico que usted usa sacandolo de contexto no aplica sin un debido estudio que apunte al nuevo testamento por que esa es la manera corecta trasar bien la escritura por que todo el antiguo testamento dice el libro de hebreos es tipo y sonbras del que abia de venir esto Cristo y por eso es que estamos en un nuevo pacto y no es que el viejo aya sido abolido sino que cristo lo cunplio vino a cumplir la ley y los profetas pero para concluir le quiro decir pastor amado hoy todos somos ungidos por el amor de Dios que ha sido derramado en nuestros corazones y el Espiritu Santo que nos fue dado el apostol juan dice vosotros teneis la uncion del Santo asi que no es que nos vamos ha parar ha irrespetar ha nuestros pastores o alos siervos de Dios pero tenemos la obligacion biblica con mansedunbre y mucha sabiduria tratar de corregir el error

  2. Carlos

    Que tremendo valor para hablar asi a la Iglesia!
    Este mensaje es una profecia para los ultimos tiempos,
    donde la Iglesia del Senor se encuentra perdiendo su primer amor…
    …Caundo decimos amar a Dios al cual no vemos, pero lo negamos cuando apedreamos a nuestro hermano que si vemos…

    Siendo yo mismo pastor, expresaste el dolor de mi corazon, al mirar la idiferencia y el desprecio que llegamos a recibir de parte de aquellos personas que ministramos en los tiempos mas dificiles de sus vidas…que trizte es mirarlos levantarse y fortalecerse para despues apedrearte con mas fuerzas, sin tomar en cuenta el tiempo que sacrificamos fuera de nuestro hogar, aveces sin comer, aveces cansados, aveces desvelados…y aun asi al siguiente dia levantarnos de madrugada para is a nuestro trabajo secular…

    Gracias hermanos por esta lluvia temparana y tardia a mi corazon

  3. Ojalá alguien pueda explicarme dónde en la Biblia se equipara al pastor de una iglesia con el “ungido de Jehová”, que en tiempos veterotestamentarios se usaba para el rey de Israel.

    Además, ¿no somos ahora todos los creyentes “ungidos de Jehová” y un pueblo de reyes y sacerdotes?, ¿qué distingue al pastor del resto de los creyentes, sino el oficio que se le ha encargado y la gran responsabilidad de “dar cuentas” de nosotros?

    Recordemos que la murmuración es un pecado, pero también lo es el fallar a nuestro deber de atalayas que señalan el pecado y urgen al arrepentimiento, sea este el pecado del guerdatemplos o del obispo; por igual. ¿Quieren un ejemplo en el nuevo testamento? Ahí tienen a Pablo reconviniendo públicamente a Pedro por su simulación al alejarse de los hermanos gentiles.

    Bueno, los dejo por lo pronto y ojalá alguien tenga una contestación coherente y bíblica a mis objeciones.

    Paz de Dios

    • Miguel J

      Conociendo La Palabra de Dios

      “El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres, me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos, a predicar el año agradable del señor ” Lc. 4:18-19 RVR. Introducción:

      El año pasado, en una cruzada evangelística en esta ciudad de Mendoza, recibimos la visita de Franklin Graham en el estadio mundialista Malvinas Argentinas. La primer noche del festival, el comité ejecutivo nos invitó a catorce pastores (quienes estuvimos trabajando casi un año para este evento) altamente involucrados en la organización para estar en el palco junto al predicador, lo que fue un privilegio para el Ejército de Salvación. El sermón de Franklin fue simple: Juan 3:16. – Tuvo una notable respuesta de aquellas personas que escucharon el evangelio por primera vez. Cientos de personas se convirtieron a Jesucristo. En el momento del llamamiento, con los demás siervos bajamos de la plataforma y nos movilizamos hacia donde se encontraba la gente. Cada consejero entrenado estaba listo para la cosecha. Caminé unos pasos entre la multitud y escuché este comentario hacia un consejero: Al predicador le falta unción de Dios.

      ¿Sabría esta persona lo que estaba diciendo? ¿Con qué relacionan los creyentes cuando se habla de unción en este tiempo? Muchos cristianos piden unción a Dios, pero: ¿Saben lo que piden y qué significado tiene esta palabra entre los cristianos?

      Los cristianos, muy a menudo repiten palabras de sus pastores y líderes pero muy pocos son los que realmente analizan su significado. Debería ser una tarea de cada creyente conocer las palabras que pronunciamos antes de emitir opiniones.

      ¿Qué es la unción? ¿ Qué dice el A.T. y N.T. al respecto?
      Ungir = tocar, rozar, frotar.

      En el A.T. hebraico encontramos una setenta veces el verbo MASHAJ (??????) que significa “Ungir”. El significado básico era en ese tiempo “untar” con aceite algún objeto o persona como un acto de consagración. Este acto siempre tuvo un significado Espiritual, lo cual el objeto o la persona eran apartados para un oficio o función especial para Dios. De esta palabra deriva Mesías, (el ungido) Para entender la importancia que tenía una persona al ser ungido en el A.T.,podemos dar el ejemplo de David, quien rehusó matar al Rey Saúl. David dijo: “Jehová me guarde de hacer tal cosa contra mi señor, el ungido de Jehová …”

      En el N.T., ungir, crisma – ??????????en latín infinitivo ungo – ungir, unxit – ungido – voz pasiva, terminación ixt = él me ha ungido ????De aquí, en griego viene ?????????el Cristo (el ungido). En el N.T. en griego, esta palabra tiene un alto contenido espiritual , igual que en hebreo. Vemos con esto que Jesús había sido ungido con poder espiritual. Aprendemos que en el acto mismo de ungir de Dios, decimos simplemente que Dios toca, roza, frota con Espíritu Santo la vida de Jesús para que realizara un ministerio exitoso. Todo líder elegido tiene un llamado y capacitación como Jesús. En este tiempo son muchos los que poseen un llamado y capacitación, pero no todos la unción. La unción proviene de un acto de Dios con hombres y mujeres que buscan ser embestidos de poder en el Espíritu Santo. El próximo mes veremos Porque debemos ser ungido… ¡ Hasta pronto !

      ¿ Por qué debemos ser ungidos ? continuación… – Imaginemos que fuésemos a la universidad a estudiar una carrera. Al finalizar la misma nos darán un título que nos acredita como profesionales. Exhibirían el título obtenido colgado en la pared de la oficina. El título tiene un sello y firma del rector que lo habilita para desempeñar el trabajo. Está apto para ejercer su vocación.
      De la misma manera Dios ha llamado a muchas personas en las iglesias para predicar su Palabra y ejercer cada don. Él capacita y da su aprobación cuando unge con su sello del Espíritu Santo. Hoy en día en toda iglesia cristiana encontramos gente llamada y capacitada pero le falta lo más importante para un ministerio. La iglesia de Corinto poseía muchos dones, pero tenían mal testimonio. Judas Iscariote fue llamado por Jesús, fue capacitado pero su vida no era correcta. No había frutos en él.

      En el pasaje en Lucas vemos como Jesús lee en la sinagoga y dice que Dios le había dado dones como predicar, sanar, dar, pregonar, poner en libertad, etcétera. Él dice: me ha ungido para hacer todo esto. En estos tiempos son muchos los líderes que trabajan para el Señor en un ministerio. Muchos tienen dones, talentos, pero poco son los frutos en sus vidas ¿Por qué? Quiero mencionar algo que bajé por internet de una página cristiana hace un tiempo, dice: “El éxito de un ministerio no radica en saber hacer el trabajo (no basta solo con saber) sino en que el ministro goce de intimidad con Dios… La clave no está en las actividades sino en el Espíritu Santo que unge… es decir, lo que determina el éxito de un ministerio no son las actividades que la conforman, aunque son válidas… la clave está en el respaldo que Dios le da al que está realizando el ministerio… la autoridad no está por el puesto que ocupamos, sino en la aprobación de la unción de Dios…” – Hay quienes creen tener unción de Dios y que se la pueden transferir a quienes ellos quieren. La unción no está en la presencia, en la formalidad, en la elocuencia o en la preparación de un líder (aunque todo esto es bueno). La unción no la manejan los hombres, no es manipulada por nadie. Ningún ministro en la iglesia puede otorgar unción. Solo Dios puede hacerlo. Entonces ¿qué debo hacer para obtener unción ?la respuesta está: ¡¡¡Dios unge a quienes le buscan orando y ayunando!!!

      La unción mi querido hermano en Cristo es simplemente el Espíritu Santo obrando en una persona por voluntad de Dios. Cuando Jesús se está bautizando con Juan el bautista, está orando y Dios envía el Espíritu Santo y lo unge. (Lc.3:21-22) A diferencia de nuestro Señor que fue ungido en el bautismo, nosotros hoy en día podemos ser ungidos, tocados, rozados, llenados con el Espíritu Santo en cualquier lugar. Puede encontrarse ahora mismo si lo desea, arrodillado al lado de su cama, en le living, en su jardín, en su devocional, en la iglesia, etcétera. La unción siempre dependerá de usted, de su búsqueda diaria.

      Por eso toda persona que fue elegida para una tarea en la iglesia debe estar ungida para esa tarea. Recordemos cuando los discípulos debieron elegir siete diáconos (siervos) para servir las mesas, debido a que ellos no podían atender a las viudas porque consideraban que su tarea primordial era La Palabra de Dios. Ellos dijeron: “Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo” ( Hechos 6:3 )
      Quiero citar un profeta de Dios de nuestro Ejército, Samuel Brengle, dice al respecto en su libro Auxilios para la Santidad: “El secreto de todos los fracasos, y de todo verdadero éxito, se halla oculto en la actitud del alma en su relación privada con Dios. El hombre que valientemente espera (confía y busca del Señor) en Dios forzosamente tendrá éxito. NO PUEDE FRACASAR. Continuamos en le próximo número del salvacionista,¡ Bendiciones!

      ¿Por qué debemos ser ungidos? continuación… – Cuando Jesús comenzó su ministerio fue lleno del Espíritu Santo. En Lucas 4:1a dice: “ Jesús lleno del espíritu Santo, volvió del Jordán…” – en el 4:2b nos enseña que estuvo orando y ayunando buscando poder: “… y no comió nada en aquellos días” . Fue tentado por el diablo, pero regresó lleno de poder: “ Y Jesús volvió en el poder del Espíritu.”

      Dios sigue esperando que sus siervos busquen Su presencia en sus vidas, siervos consagrados (apartados del mal) . Nuestras iglesias necesitan a hombres y mujeres que anhelen y busquen ser ungidos por Dios. Para todo esto necesitamos imperiosamente orar, ayunar, clamar, confiar, amar, obedecer, etc. – Esto implica dejar toda ira, contienda, vanidad, celos, envidias, inmoralidades. Amado hermano, busquemos unción de Dios para nuestras vidas y la de nuestras familias para que el evangelio de Jesús tenga éxito.

      Hemos visto juntos y analizado porque razón, todo cristiano, para realizar una tarea específica en la iglesia necesita imperiosamente ser ungido. Una vez que esto ha sucedido nos debemos hacer esta pregunta: Fui llamado, capacitado y ungido, ¿Ahora qué.? ¿Cuál es mi tarea fundamental para llevar el evangelio ?

      ¿Cuál es la prioridad después de ser ungido?

      En este pasaje del evangelista San Lucas, capítulo 4:18, son varias las tareas que Jesús repite del profeta Isaías (Is.61). Jesús, da a entender en este pasaje, que aquí está la esencia del ministerio que debería cumplir de ahí en más. Jesucristo enfatiza y detalla todo lo que Dios le había encomendado.

      Lo primero que leemos es: “dar buenas nuevas…” A mi entender la predicación del evangelio sería lo más importante para Dios en el ministerio que Jesús tendría que desarrollar hasta su último día de vida. Toda persona que fue llamada, capacitada en la iglesia por Dios para realizar un ministerio debe primeramente predicar el evangelio. A diferencia de Jesús, al cual Dios le dio muchos dones, como dar, sanar, liberar, etc., los creyentes no estamos dotados de todos estos. Cada uno debe pedir y buscar en oración que Dios le conceda un don y que luego sea ungido para desarrollarlo en el ministerio en la iglesia. Usted puede tener un don, un talento y capacidades innatas, pero no logrará resultados si no es ungido por Dios. Si su vida no posee aprobación de Dios y de tener como aliado en su vida al Espíritu Santo, su trabajo podrá por un tiempo tener “éxito”, pero con el tiempo sucumbirá.

      Hace poco leía que si usted pone en el centro de una ciudad a dos pastores, con un local para la iglesia con exactamente las mismas dimensiones, los mismos equipos musicales para la alabanza, con la misma cantidad de sillas, etc. ¿cuál tendrá frutos? ¡¡¡Solamente aquel que posea la aprobación de Dios!!! – Nuestras iglesias necesitan personas ungidas por Dios. A partir de la unción cada creyente podrá ser relevante en el mensaje del evangelio. Queremos creyentes que se jueguen por el mensaje de Jesucristo ¿Es esto lo que está fallando en nuestro medio? ¿Será que la metodología y los programas de la iglesia tienen más importancia y es lo que miramos hoy en día, antes que recibir la aprobación de Dios y la unción del Espíritu Santo en nuestras vidas? – Dios está buscando personas que busquen ser LLENAS del Espíritu Santo en sus vidas. Un Ejército de Salvación poderosísimo estará levantando Dios en pocos años. Así lo creo, ¡¡¡créalo usted también!!! – No es con ejércitos, ni con espadas, es su Santo Espíritu. Cuando usted cante en la iglesia: “Hay una unción aquí, cayendo sobre mí, mudándome cambiando mi ser… Sienta que su alma y su espíritu se está llenando con el PODER DEL ESPIRITU SANTO DE DIOS” ¡Dios traiga unción a su vida !

  4. Mónica

    Me permito citar un artículo publicado en
    http://pastordanielbrito.wordpress.com/2009/03/13/no-tocar-a-los-ungidos-salmo-10515/

    Cartas Recibidas

    NO TOCAR A LOS UNGIDOS (Salmo 105:15)

    Estimado hermano Pablo:

    Hay una persona en Chile que es pastor de una misión grande y él amenaza a los miembros de la iglesia que no deben criticarlo ni hablar mal de él aunque se equivoque y cometa hasta errores doctrinales y él se toma del pasaje de “No toquéis, dijo, a mis ungidos, ni hagáis mal a mis profetas”. ¿Que hay de verdad en ese texto? ¿tenemos los cristianos que condenar a los UNGIDOS cuando realizan una mala administracion en alguna iglesia. ¿Existen los ungidos para esta época? [sic]
    ————————————-

    Estimado hermano:

    Un examen riguroso de ese pasaje (Sal. 105.15), revela que no tiene nada que ver con confrontar las enseñanzas y prácticas de líderes como el pastor que usted menciona.

    Cuando en el Antiguo Testamento se hace referencia a “los “ungidos” de Dios, por regla general se trata de los reyes de Israel (1 S. 12:3,5; 24: 6,10; 26:9,11,16,23; 2 S. 1:14,16; 19:21; Sal. 20:6; Lm. 4:20), y en situaciones específicas de la línea real de los descendientes de David (Sal. 2:2; 18:50; 89:38,51), pero no se refiere a los profetas y maestros.

    Si bien el texto de Salmo 105:15 hace mención de los profetas, el contexto general del Salmo, sin lugar a error, se refiere a los patriarcas en general (vv. 8 a 15 con referencia a 1 Cr. 16:15-22), y a Abraham en particular (Gn. 20:7).

    Basado en lo anterior, usted podría preguntarle a tal líder si él es del linaje de David, o si pertenece a alguna tribu de Israel.

    Otra cosa interesante es que aun si el pasaje pudiera ser aplicado a los pastores en el día de hoy, las palabras “no toquéis” y “no hagáis mal” son referencia a no infligir daño físico a alguien. Por consiguiente, el pasaje no tiene absolutamente nada que ver con criticar, cuestionar o desafiar las falsas enseñanzas de un pastor que se ha autodeclarado “ungido”.

    Yendo más lejos, si este pastor tuviera razón, ¿cómo sabríamos a quién no “tocar”? ¿Cómo sabríamos quiénes son los profetas y los ungidos? ¿Porque ellos lo dicen? ¿Porque sus seguidores dicen que sus líderes son ungidos? Cualquiera puede decir que es ungido. ¿Tenemos que aceptarlo así? ¡No! En vez de ello debemos cotejar lo que ellos dicen y hacen con la Escritura.

    Por último, sí hay ungidos en el día de hoy, pero no son los caraduras que reclaman serlo, sino que todos los cristianos somos ungidos. Este es el único sentido de la palabra “ungido” que el Nuevo Testamento enseña (1 Jn. 2:20).

    Conclusión:
    Ningún pastor, líder o seguidor de Cristo, tiene el derecho de considerarse intocable y pretender que sus enseñanzas no sean desafiadas o refutadas. Por el contrario, la Biblia nos enseña que debemos guardar, defender y predicar la sana doctrina, y así mismo denunciar a los falsos maestros y la falsa doctrina, sea quien sea que la predique (Dt. 13:1-5; 18:20-22; Ro.16:17; Gál. 1:6-9; 1 Tes. 5:21; 1 Ti. 1:20; 2:17; 2 Ti. 3:16; 4:14; Tit. 3:10-11). Lo mismo debemos hacer frente a las malas prácticas y mala conducta de gente que anda desordenadamente, aun si son pastores (Ro. 1:29-32; 1 Co. 6:9-11; Ef. 5:11; 1 Jn. 2:4).

    Bendiciones en Cristo,

    Pablo Santomauro

    *Este Artículo ha sido publicado con el permiso de el hermano Pablo Santomauro

  5. A continuación transcribo el correo electrónico que recibí como respuesta a mi comentario y me permito responder en el cuerpo mismo de su mensaje con el siguiente símbolo de entrada >>:

    Buenas tardes Luis,
    Agradecemos su comentario en nuestra página y le ruego que me disculpe por contestarle tan tarde.

    Pasando a sus comentarios, le comparto lo siguiente: En el Antiguo
    Testamento se ungía a las personas y las cosas, para significar
    santidad, o separación para Dios. Ese ungimiento era hecho por el
    sacerdote con aceite de oliva puro, que es un símbolo del Espíritu
    Santo. Así se ungieron a los reyes, a los sacerdotes y a los profetas.

    >>En lo anterior estoy de acuerdo, sólo hubo un par de incidentes
    distintos: Aarón y su familia fueron ungidos inicialmente por Moisés, quien no era sacerdote; y tanto Saúl como David fueron ungidos por Samuel, quien no era de casta sacerdotal, pero que ostenta un estatus de profeta.>>

    De la misma manera el pastor es una persona que ha sido constituida y separada por el Espíritu Santo Efesios 4:11 Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a
    otros, pastores y maestros,

    >>Por lo tanto no es sólo el pastor quien ha sido constituído como alguien en un estatuto por separado del cuerpo de Cristo; sino que él, junto con los otros cuatro ministerios han sido puestos para SERVIR a la iglesia.>>

    Hechos 20:28 Por tanto, mirad por
    vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto
    por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por
    su propia sangre.

    >>Otra vez no encuentro discrepancias, pero lo que deja ver el versículo es la responsabilidad del (episcopos) obispo, supervisor, sobrevedor o pastor de cuidar algo tan valioso como la iglesia; comprada a precio de sangre. NINGUNA otra cosa se puede desprender de ahí.>>

    De manera que el pastor es tan especial para Dios que Él mismo señala que son dignos de doble honor 1 Timoteo 5:17 Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar.

    >>En este pasaje, para empezar habría que definir si hay alguna diferencia entre el uso de las palabras griegas EPISCOPOS (que traducimos generalmente como obispo) y PRESBITEROS (que traducimos como ancianos). Ahora, si los PRESBITEROS son equivalentes a los EPISCOPOS debemos deducir del texto bíblico que no era uno, sino varios los encargados del gobierno y pastoreo de las iglesias primitivas; algunos comentaristas hablan de que el presbiterio u órgano de gobierno de las iglesias estaba precisamente compuesto por ancianos que ostentaban cada uno de los cinco ministerios enlistados en Efesios 4:11.

    En todo caso, la enseñanza es concordante con la enseñanza de toda la Palabra de Dios de honrar a los ancianos (PRESBITEROS), es decir, las personas de edad avanzada. Pero agrega algo son dignos de DOBLE HONOR sólo aquellos que gobiernan bien, predican y enseñan; de ninguna manera se incluye en esta categoría a todos.>>

    Y efectivamente cuanto más te confía Dios, más te demandará Él.
    Lucas 12:48 Mas el que sin conocerla hizo cosas dignas de azotes,
    será azotado poco; porque a todo aquel a quien se haya dado mucho, mucho se le demandará; y al que mucho se le haya confiado, más se le pedirá.

    Por otro lado, el mensaje publicado pretende que los miembros de la
    congregación respeten y apoyen a su pastor. Y también es para recordar que si ha sido Dios quien lo puso, Dios lo quitará en Su tiempo, si es necesario. Y creo que mientras los miembros de una Iglesia pretendan tomar el lugar que a Dios le corresponde, sencillamente Dios no hará nada para quitar a dicho pastor. Recuerde que la Biblia dice: Rom 12:19 No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor.

    >>Le invito a recordar que el pastor (y todos los oficiales)es parte de
    la misma iglesia como miembro y creo que mientras el pastor/miembro de la iglesia PRETENDA TOMAR EL LUGAR QUE A DIOS LE CORRESPONDE, SENCILLAMENTE DIOS NO HARÁ NADA para bendecir y hacer madurar a la congregación.

    Además usted habla de tomar venganza, cuando lo que se debe buscar es la edificación del Cuerpo de Cristo, “derribando todo argumento que, con altivez, se oponga al conocimiento de Cristo”.

    De discusión más larga y delicada me parece el tema de que “Dios quite a dicho pastor”; ya que Dios se place en actuar en estos tiempos precisamente a través de “la iglesia, que es su cuerpo; la plenitud deaquel que lo llena todo en todos”.>>

    Estoy muy de acuerdo que un pastor con autoridad moral reconvenga, tal como usted lo señala con el ejemplo de Pablo y Pedro. Pero no así de alguien que como miembro de una Iglesia pretenda hacerlo con su pastor.

    >>El problema en el supuesto que usted plantea es la definición de
    “autoridad moral”, ¿quién asigna o valida dicha autoridad moral?
    Además volvemos a la falacia de que el pastor se encuentra en un estatuto diferente del de otros miembros del Cuerpo de Cristo, ¿es acaso la mano más que el ojo?, ¿o el pie no es parte del cuerpo por no ser boca?>>

    Si usted es de los que cree que tiene esa “autoridad”, pero no quiere
    la responsabilidad de ser pastor de tiempo completo, creo que cualquier crítica hacia su pastor está fuera de orden.

    >>Está de sobra decir que estoy convencido de tener dicha autoridad, que es y seguirá siendo ejercida en los momentos y lugares adecuados para mi iglesia local; sin embargo el ministerio que me ha sido encomendado no es como pastor, sino como profeta; por lo que creo que mis comentarios se encuentran en concordancia con la Palabra de Dios; no necesitan concordar con nada más.>>

    Por otro lado si su pastor está doctrinalmente equivocado, ¿qué hace usted en esa Iglesia? Es mejor que salga y busque una con la doctrina correcta, puesto que es muy difícil que usted pueda cambiarlo.

    >>Lo que hago en esa iglesia es velar por la salud espiritual de los
    otros miembros y esa es la razón por la que sigo ahí; en el momento en que mi tarea no pueda seguir siendo desarrollada ahí, y el Señor me llame a otro lugar, es entonces que iré a una nueva iglesia. En cuanto a mi incapacidad para lograr un cambio tiene usted razón; al igual que en el tema de evangelismo, la convicción de pecado es trabajo del Espíritu Santo.>>

    Un saludo afectuoso

    Arturo Muñoz Guzmán

    >>Paz de Dios>>

  6. me encanto el mensage espuesto por el Espiritu Santo ya que sin su guia no se biera hablado este tema, y solo alguen que a vivido esto pude entender que esto es palabra de Dios, y hoy en dia la soberbia y orgullo nos a llebado a ser seres egoistas pero recordemos que estos sintomas son de satanas y que nosotros no somos jueces para juzgar nada Dios es el que hace todas las cosas, el quita el pone y nosotros solo nos queda obedecer a El y su Palabra y nadie que no sea Pastor puede comentar algo encontra porque no lo a vivido y mucho menos si tiene el llamado pero todabia no lo realiza porque lo que sembremos lo cosechamos para atras y cuando asi sea nos daremos cuenta que sierto es este mensaje y que es PALABRA DE DIOS

  7. Y que Dios bendiga a todos los Pastores y les de sabiduria y fuerzas para llebar con temor y dignidad el ministerio, y que su sufrimiento y el de su familia Dios lo apremie y lo bendiga! que solo nuestro Dios es el unico que recompensara y Juzgara sus obras y las de todos, Amen.
    Dios los bendiga y Paz para todos.

  8. horacio

    yo creo que si le vamos aser fieles a alguien debe ser a Dios en el nombre de Jesucristo, no a un hombre. Al pastor darle su respeto como lider claro, pero al igual a todo los hermanos tanto como en la iglesia como en cualquier parte del mundo.
    dios los bendiga

  9. natalia cortes

    Gracias por dar al pastor el lugar que le corresponde como siervo de Dios y mas cuando esa dedicacion y entrega al Señor son todo lo que su vida ha reflejado de manera muy integra …soy hija de un pastor excepcional..el testimonio de mi pastor es el mas grande que no conoci jamas…mi pastor es justo, honesto, fiel, leal y en cuestiones economicas yo diria que tiene una grandisima fe…yo como humano hubiera pensado tirar la toalla al venir tantas adversidades en la iglesia con lideres que no se someten…no a la voluntad del pastor sino a la de Dios..comprendo que hay muchos lideres que no han sido llamados y ven esto como un negocio…pero en su palabra dice que cada uno dara cuenta a Dios de lo que haya hecho…asi es que yo hablo del pastor que yo conozco y que en su manera de servir a Dios se somete a lo que dice la Biblia sed santos como yo soy santo…ejemplo digno de imitar…ese es mi padre…

  10. Natalia, sólo quisiera felicitarte por el hermoso ejemplo de la vida de tu padre; un líder conforme a la Palabra de Dios. Ojalá todos pudiéramos presumir de pastores iguales. Por favor, si lees esto, no dejes de decirle a tu padre que su ejemplo me conforta y edifica a través de tu testimonio.

    Paz de Dios

  11. ricky cfc

    que buen mensaje; mas allà de todo esto sin dejar de reconocer que tienes razon, algo muy importante de recordar es que la palabra de Dios no es para debatir sino para edificar… y El juicio es de Dios porque si estoy equivocado Dios es el que tiene la ultima palabra… Dios les bendiga Cristo viene pronto

  12. LEONEL

    Ciertamente el pastor es puesto por Dios como un ejemplo en todas las áreas de su vida. Debe ser fiel a Dios, fiel a su esposa e hijos, y fiel al llamamiento de Dios. Considero en verdad que estamos viviendo los tiempos de apostasía que el Espíritu Santo ya habló en el tiempo apostólico. Es en verdad muy triste lo que viven los pastores que se ciñen a las Escrituras, que no tienen doblez, y que en verdad cumplen su ministerio tal como les ha sido encomendado. Y si hay un pastor (NO PERFECTO, PUES NO EXISTEN) que se esfuerza en vivir la Palabra junto a su familia, aquellos miembros que asisten a esas congregaciones, deberían de obedecer las Escrituras y sujetarse a aquel hombre, no por él, sino porque Dios lo ordena; esto claro está, si es que el miembro aspira algún día a ser un líder, porque sino lo hace, será otro del montón, como hay muchos; acumulando sólo para su vientre… EL SEÑOR LOS BENDIGA.

  13. LEONEL

    Ciertamente un pastor no debe predicar con prejuicios, pero en lo relacionado a la verdad no debe tener compromisos con nadie; sino con Dios. En este tiempo a los creyentes no les gusta que se les regañen, que se les diga la verdad en la cara, puede ser como el caso del mismo Esteban. Hechos :15 Entonces todos los que estaban sentados en el concilio, al fijar los ojos en él, vieron su rostro como el rostro de un ángel. Aunque tenía el rostro como de un ángel, y habló verdad, lo matarón. El mismo Saulo que fue luego Pablo, en vez de arrepentirse, se puso peor y comenzó a perseguir con más odio y venganza a los cristianos. Gracias a Dios que luego se arrepintió y fué uno de los mejores apóstoles. Pero el caso de Esteban es el caso de muchos pastores en estos tiempos, aunque tenga cara de ángel y se porte como tal, hay quienes los apedreán, o como Saulo le cuidan las ropas a los hipócritas que hablan mal de los pastores… en vez de hablar bien de sus pastores y de respaldarlos conforme Dios los manda. Pero Dios juzgará en su tiempo todo esto. La sujeción a los pastores es Bíblica, es contra Dios y las Escrituras el no hacerlo… Personalmente creo que si no honramos la autoridad de Dios en un Pastor que ha sido puesto por Dios, no se lo está honrando Dios. Un puntito más… Muchos caballeros, someten a sus esposas al grito, al insulto e inclusive al golpe; y en realidad hacen eso porque no tienen autoridad; porque la autoridad se la recibe cuando nos sujetamos a la autoridad puesta por Dios, obligan a sus esposas y ellos no le hacen caso a nadie…

  14. Me ha causado gran decepción encontrar en la revista Sana Doctrina un artículo publicado en enero de 2008 titulado “Fidelidad a TU pastor” (el TU con mayúscula corre por mi cuenta), porque sólo con leer este título, pensé que algo andaba mal ya que acudió inmediatamente a mi memoria el Sal 23:1 Jehová es mi pastor; nada me faltará. Y también recordé que Jesús dijo:
    Juan 10:14 Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen.

    ¿No hubiera sido mejor que el título del artículo fuese “Fidelidad AL pastor”?
    Luego comencé a leer el artículo en cuestión, y a medida que iba leyendo más y más me convencía que el encabezamiento de ese escrito debería haber sido “Apología del pastor”
    No voy a agregar más a mis opiniones ya que me remitiré al comentario que publicó en este mismo sitio el hermano Pablo Santomauro con el cual estoy absolutamente de acuerdo.
    Sólo quiero expresar mi sorpresa y profunda tristeza porque yo mismo, en mi blog El Contendor por la Fe, he recomendado la lectura de la revista Sana Doctrina por tenerla en un elevado concepto en lo que se refiere a la proclamación del evangelio con la pureza y fidelidad que la Palabra de Dios se merece.
    Que Dios los bendiga y los ilumine para que puedan seguir sirviéndole conforme a Su voluntad

    El Contendor por la Fe
    http://www.elcontendor.obolog.com

    • Luis Eduardo

      Sr. H D Martinez.
      con tristeza leo su comentario, porque personas como usted es que confunden a los cristianos, muy claramente se ve en su comentario que lo que trata de hacer Ud. es que las personas noten su Gran conocimientos de las palabras rebuscadas que no tinen ningun valor ni ayuda para los que leen este blog. Sea humilde, que es lo que Dios quiere, no tergiverse las cosas con sus pensamientos y comentarios soberbios, a nadie le interesa saber sus comentarios personales, queremos saber lo que la biblia dice, y no le estoy quitando el derecho de opinar, sino mas bien le estoy instando a que cuando opine sea para la Gloria de Dios y no para gloriarse usted, porque eso es lo que tenemos que hacer los Cristianos, cuidese y pida mucha sabiduria de Dios, “porque creyendose sabios se hicieron necios”. “Destruire la sabiduria de los sabios y desechare el entendimiento de los entendidos”, “Porque lo insensato de Dios es mas sabio que los hombres y lo debil de Dios es mas fuerte que los hombres”, “Lo necio del mundo escogio Dios para avergonzar a los sabios”
      Espero Dios le ayude.

  15. MESALI DE LA IGLESIA DONDE IVA HUBO COSAS QUE NO ENTENDIA POR SUS PASTORES M TALVEZ YO ESTOY MAL…. MI DIEZMO DONDE LKO DEPOSITO AHORA ESTOY PIDIENDO AL ESPIRITU SANRO ME DIRIJA Y ME ENSELE DONDE IR NO QUIERO APARTERME DE MI DIOS QUE TANTO ME HA AYUDADO

  16. El ministerio Pastoral es un gran privilegio, y honrar al pastor es darle el lugar que la Palabra de Dios dice. Romanos 12:10 nos habla de que todos los cristianos somos llamados a honrar a los demás. Cuando se refiere a los pastores, sin embargo, la Palabra de Dios dice algo único en 1 de Tesalonicenses 5:12-13. Creo que la razón principal por la que los pastores no son honrados es que los miembros de las iglesias no saben que esta es una de sus responsabilidades al seguir a Cristo. Dios guarde a los siervo de Dios que predican su palabra sin temor y sin adulterarla.

  17. francis

    El concepto de no murmurar contra el ungido de Dios esta muy arraigado por la falta de conocimiento y discernimiento de lo que las escrituras quieren enseñarnos. Todos sabemos que hablar y criticar para traer desorden esta mal eso es sentido común, pero COMO HIJOS DE DIOS SIENDO UNGIDOS POR EL A TRAVES DE SU ESPIRITU SANTO TENEMOS LA OBLIGACION DE JUZGAR SABIAMENTE TODA DOCTRINA Y PERSONA Y A LOS ESPIRITUS CON LOS QUE HABLAN LAS PERSONAS EN EL NOMBRE DE DIOS SEAN PASTORES, PROFETAS, MAESTROS ETC. EL PASTOR TIENE UN LUGAR especial debido a la posición que ocupa y el nivel de responsabilidad que maneja ante Dios y los hombres pero en ninguna manera esto representa un FUERO DIVINO para que nadie pueda juzgarle y que él pueda hacer y deshacer a su antojo. Al contrario, la biblia nos habla de juzgar, discernir y ser sabios y no niños en nuestra manera de pensar. Pablo pone el ejemplo instando a lo creyentes a que juzguen su conducta y evalúen si es o no hombre de Dios de acuerdo a hechos concretos y si su palabra comortamiento y redicacion fue humana o por el ES. De manera que no solo podemos, sino debemos evaluar los ministerios y las personas que nos presiden, si algo no esta de acuerdo a la sana doctrina debemos señalarlo, denunciarlo y si depende de nosotros, corregirlo, no siempre esta en nuestras manos corregir algo o a alguien en la iglesia pero si ocupamos un lugar de liderazgo podemos y debemos hacerlo si el pastor esta errado porque de otra manera nos convertimos en cómplices de su pecado al cubrirlo por temor a no “tocar al ungido” eso es una vil mentira del diablo. Pero debemos tener sabiduria y acudir a las instancias y personas adecuadas para manejar el asunto bíblicamente tal como la escritura nos lo marca, como dije al principio, no se trata de murmurar, se trata de señalar el pecado ante las personas adecuadas y siguiendo el protocolo bíblico. No tengamos miedo de juzgar, si tenemos el Espíritu Santo es nuestra obligación hacerlo. OJO: juzgar biblicamente significa evaluar, discernir, probar, ver si algo es verídico o no, etc. Juzgar como normalmente lo entendemos no tiene nada que ver con eso, no confundamos las palabras que el mundo usa queriéndolas aplicar en un contexto bíblico por que ahí os perderemos.

  18. Bueno primero ya lo dijimos NADIE es perfecto y si se equivoco quizas en el titulo poes esta bien pero en vez de ponernos todos a discutir que es lo que el diablo quiere agarremos lo bueno de este mensaje ya que seria egoista de nuestra parte darle la espalda a nuestros pastores que se esfuerzan tanto por mantener la iglesia en pie y recordemos lo q dice en Romanos 13
    El respeto a las autoridades

    13 Todos deben someterse a las autoridades públicas, pues no hay autoridad que Dios no haya dispuesto, así que las que existen fueron establecidas por él. 2 Por lo tanto, todo el que se opone a la autoridad se rebela contra lo que Dios ha instituido. Los que así proceden recibirán castigo. 3 Porque los gobernantes no están para infundir terror a los que hacen lo bueno sino a los que hacen lo malo. ¿Quieres librarte del miedo a la autoridad? Haz lo bueno, y tendrás su aprobación, 4 pues está al servicio de Dios para tu bien. Pero si haces lo malo, entonces debes tener miedo. No en vano lleva la espada, pues está al servicio de Dios para impartir justicia y castigar al malhechor. 5 Así que es necesario someterse a las autoridades, no sólo para evitar el castigo sino también por razones de conciencia.

    6 Por eso mismo pagan ustedes impuestos, pues las autoridades están al servicio de Dios, dedicadas precisamente a gobernar. 7 Paguen a cada uno lo que le corresponda: si deben impuestos, paguen los impuestos; si deben contribuciones, paguen las contribuciones; al que deban respeto, muéstrenle respeto; al que deban honor, ríndanle honor.
    como les digo agarremos de todo LO BUENO
    Que Dios los Bendiga

  19. SIMPLEMENTE CIERRA LA BOCA Y OBEDECE A TU PASTOR, LO DEMAS SE ENCARGARA EL SENOR

  20. Franklyn Leite

    PERMITAME COMPANEROS PASARLES UN BUEN COMENTARIO SOBRE EL TEMA TAN DEBATIDO EN ESTE LUGAR Y EL MUNDO, EN SIGUIENTE SITIO PUBLICADO POR EL PR. SAUL ALFREDO GUEVARA: http://elrenuevopentecostal.blogspot.com/2013/12/por-que-los-pastores-merecen-honra-de.html

    Por Qué Los Pastores Merecen Honra De Miembros De La Iglesia

    “Los ancianos que dirigen bien los asuntos de la iglesia son dignos de doble honor, especialmente los que dedican sus esfuerzos a la predicación y a la enseñanza. Pues la Escritura dice: No le pongas bozal al buey mientras esté trillando, y El trabajador merece que se le pague su salario” I Timoteo 5:17..18 NVI

    El estudiante de la Biblia entiende que cuando “anciano” o “ancianos” se usa en el Nuevo Testamento, es por lo general que se habla de pastores. El texto no deja ninguna duda de que este es el caso en los versículos anteriores (“gobernar bien”, “trabajan en predicar y enseñar”).

    Bajo la inspiración de Dios, Pablo escribió que los pastores fieles son “dignos de doble honor” (vs. 17). Sin embargo, cualquier persona es susceptible a desarrollar una actitud errónea hacia su pastor. Hay pocas cosas más nocivos y peligrosos para la iglesia local que un corazón equivocado sobre el pastor, porque si no se corrige con el tiempo traerá algún grado de discordia y división.

    Este estudio no es una cobertura exhaustiva de “Por qué los pastores merecen honra de sus miembros de la Iglesia”, sin embargo, debería ser más que suficiente para convencer a cualquier creyente de su necesidad de hacerlo.

    Los pastores se merecen el honor del bien de su trabajo, I Tesalonicenses 5:12..13 dice: “Os rogamos, hermanos, que reconozcáis a los que trabajan entre vosotros, y os presiden en el Señor, y os amonestan; y que los tengáis en mucha estima y amor por causa de su obra. Tened paz entre vosotros.”.

    Aquí vemos que el honor en un pastor que no se trata tanto de “quién es” como una persona, sino “de lo que hace”, en alusión a su oficio ordenado por Dios.

    ¿Qué comprende las obras del pastor?: Bueno, como el mayor, las obras del pastor implican la misión y el bienestar de la iglesia local. Llevar a la iglesia a seguir a Dios y Su Palabra predicando el Evangelio de Jesucristo. Como parte de su trabajo incluye tratar de ayudar a todos los miembros a crecer en Cristo, haciendo lo que se necesita para asegurar que la doctrina y la práctica se mantengan, lo que lleva al traer honra a Dios, la supervisión de los asuntos de negocios y toda una miríada de otras funciones. Los miembros tienen que hacer todo lo que la Biblia y el Espíritu Santo mandan con el fin de ayudarlo, incluyendo darle un alto grado de estima y honor.

    Estimar y honrar al pastor tiene que ver con un gran respeto por su papel, que inherentemente incluye voluntariamente someterse a su liderazgo dado por Dios. La “regla” la palabra se ve en I Timoteo 5:17 significa exactamente lo que dice, “regla”. Habla de “presidir” y “tener cuidado de.” Obviamente, está indicando que el pastor tiene la función de liderazgo indiscutible.

    La cosa es que cuando una persona o personas no estiman altamente el pastor, cuando la gente no le proporcionan su debido respeto a través de actitudes y acciones que obstaculiza su trabajo o que no diezman para la Iglesia y toda la causa de Cristo. Entonces… preste mucha atención a lo que dice en Hebreos 13:17: “Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso”.

    Recuerde, el trabajo del pastor es la misión y el bienestar de la iglesia, así que cuando un miembro no le respeta, sino que se resiste y se rebela contra su liderazgo nombrado y ungido por Dios, el trabajo de los que todo el cuerpo de Cristo local se ve obstaculizado.

    ¿Qué puede suceder cuando tal falta de irrespeto a los pastores crece dentro de las iglesias? Las iglesias pueden ser destruidas, por lo menos como verdaderas iglesias del Nuevo Testamento.

    ¿Quién fue el primero en la historia de negarse a estimar y honrar a Aquel en el liderazgo espiritual sobre él? Fue Lucifer, el diablo. Entonces, ¿a quién sirve el miembro de la iglesia cuando tiene una actitud equivocada hacia el pastor? Sí, lo que pensó es correcto.

    Amigos, el diablo siempre trata de hacer mal a las iglesias. Él y sus fuerzas continuamente están tratando de obstaculizar y destruir. La serpiente va a ser muy feliz de usarlo usted para tratar de destruir al hombre de Dios y desgarrar la iglesia. Sólo una persona perdida puede disfrutar de ser utilizado de tal manera. No permita el convertirse en un peón del diablo contra la iglesia de Cristo.

    Una iglesia no puede ser de común acuerdo, un solo corazón y una sola alma para el Señor a menos que todos los miembros tengan las actitudes apropiadas y acciones de respeto por el pastor. (Hechos 2:42-47; 4:32,33)

    La misión y el bienestar de la iglesia de Dios son mucho más vitales que los caprichos personales, fantasías y sentimientos de cualquiera. Cada cristiano debe luchar contra su “yo” y “yo” y centrarse en el bienestar de la Iglesia de Jesucristo!

    Ya sabes, cuando uno llega a rechazar e irrespetar a un pastor llamado por Dios es una falta de respeto al Señor Todopoderoso. El plan del Señor siempre ha implicado el uso de pastores en la posición de liderazgo espiritual.

    Cuando hay rebelión contra el liderazgo de un pastor, cuando un determinado miembro o miembros se dedican a salirse con la suya, desde luego, no traerán la paz. Más bien traen el caos. Sabemos que Dios no es el autor del caos, así que ¿quién es?

    ¿Cómo puede alguien que realmente teme a Dios poseer una actitud equivocada hacia su pastor? lee Proverbios 6:16..19. Allí leemos estas palabras: “Seis cosas aborrece Jehová, y aun siete abomina su alma: Los ojos altivos, la lengua mentirosa, las manos que derraman sangre inocente, el corazón que maquina pensamientos inicuos, los pies presurosos para correr al mal, el testigo falso que habla mentiras, Y el que siembra discordia entre hermanos “.

    No honrar pastores trae discordia a las iglesias y Dios odia sembradores de la discordia. Los pastores se merecen el honor por el bien de la iglesia

    Si el miembro de la iglesia cree que el pastor le ha ofendido de alguna manera, o hecho algún mal grave, la Biblia explica que hacer. (Mateo 18:15..17) Jesús enseña que ha de “ir y decirle de su falta entre tú y él solo” ¿Por qué es entonces lo que la gente suele ir a todo el mundo excepto al pastor a contar acerca de su supuesta culpa?

    Si alguien viene con quejas sobre él, debe informarle que usted no quiere oír eso, que Ud. no es basurero de nadie y menos del diablo. Por el bienestar de la iglesia del Señor, debe informar al pastor para que pueda hacer frente a la situación. Ciertamente el bien de la iglesia debe ser de mucha mayor prioridad que cualquier relación humana.

    Se describe al demonio como un “león rugiente.” ¿Alguna vez ha visto cómo los elefantes protegen la manada de leones? Los machos más maduros y mujeres se unen, de pie hombro con hombro para formar una pared de medio círculo cercano. Dentro de la pared están los inmaduros y bebés. Qué sucede… Los leones retroceden. Los miembros de la Iglesia tienen que aprender de los elefantes y estar de pie hombro con hombro con el pastor en contra de aquellos a quienes el “león rugiente” utilizaría para atacar.

    Honrar o no a un pastor realmente se reduce al corazón de una persona. Aquellos que son humildes y buscan ser servidores no tendrán problemas.

    De hecho, debemos amar al Señor y nuestro pastor, como Jonatán amaba a David. ¿Sabes lo que quiero decir? Jonathan iba a ser el próximo rey de Israel después de que su padre Saúl muriera. Sin embargo, aún sabiendo que David iba a obtener ese honor en lugar de a sí mismo, Jonathan estaba detrás de aquel que Dios había llamado.

    El miembro de la iglesia que verdaderamente ama a Dios ama también a su pastor como él ama a su propia alma. Debemos luchar por él si alguna vez alguien se atreve a menospreciarlo. Mantengamos nuestros pastores, sus mujeres y niños en ferviente oración diaria y cumplamos con nuestras obligaciones económicas para que haya alimento en la Casa de Dios.

    Estamos a fin de año y aun si no lo estuviésemos, acérquese con amor a su pastor y si puede con algo más.

    Publicado por Saúl Alfredo Guevara

    • Franklyn Leite

      LOS ANTAGONISTAS CONTUMAZES EN LAS IGLESIAS

      No pretendo usar la Biblia en mi pequeno discurso, ya que se han usado pasajes claves que apoyan este mensaje.
      Hay algunas personas dentro de la Comunidad de la Fe que estan espiritual y emocionalmente enfermas por ciertos traumas de su pasado familiar y el medio en lo cual fueron formados, que hoy dia tienen un caracter estructurado en un pasado de abuso y maltrato de personas que ocupaban un puesto de liderazgo como sus Padres, Maestros, Patrones, etc. Hoy dia, este concepto erroneo de “autoridades” que incoscientemente cargan dentro de si, reflejan en su relacionamento con los Lideres de las Iglesias y Pastores. Hay un sentimiento diabolico de complacencia o satisfaccion, cuando tales personas arruinan o destruyen el proyecto, trabajo y liderasgo de una autoridad o Pastor, en este caso. Se han enfermado por la falta de perdon, el odio y la venganza, por lo cual podran hasta mismo perseguir a quienes se presentan en un estatos de “autoridad,” cuando no se les cae bien. Ellos mismo son un “tunel del tiempo” atraves del cual se transfieren sus ataduras del pasado para confrontarse con los Lideres del presente. !Se han transformado en LOS ANTAGONISTAS CONTUMAZES! cuyas conciencias estan cauterizadas y sus entendimientos entenebrecidos, que ningun mensaje les conducira al arrepentimiento. Sin embargo, aunque seamos para ellos una “voz que clama en el desierto”, tenemos que anunciar sus pecados, porque estos cayeron en la contradiccion de los antiguos ANTAGONISTAS CONTUMAZES que enfrentaron el juicio divino por confrontar a los hombres de Dios en el pasado. !Ellos, igual a sus predecesores o patriarcas, estan a favor de Jesuscristo, mas en contra de sus Ministros; estan por Dios, pero contra los hombres de Dios; estan para defender a la Iglesia, a la vez, que la degollan con un “golpe de estado” a la cabeza visible, el Pastor; generalmente viven en la disparidad de una vida de oracion y ayuno, vencidos por la pereza o falta de preparacion en las Escrituras; dominados por la hipocresia, no se dan cuenta de que su juicio en contra de los Pastores es temerario, porque quieren quitar la hastilla del ojo del Pastor cuando tienen una TRAVE en sus ojos; estan preocupados, en limpiar el exterior del vaso y el plato de sus vidas descuidando la limpieza de sus corazones!

      Todos nosotros somos normalmente Antagonistas en algún momento de nuestra vida. Sin embargo, el ANTAGONISTA CONTUMAZ es aquella persona que se opone a Sus líderes siempre, tal carácter representa un gran peligro al Liderazgo de los Pastores dentro de las Iglesias plagadas por este tipo de gente. No importa cuán “bueno sea un ANTAGONISTA CONTUMAZ, a la larga hará más mal que bien a los Pastores, a las Iglesias y aun saldrán tras los escombros dejados por ellos, acusando al Pastor de haber destruido o dividido a la Iglesia. Quizás, algunos Pastores tengan una actitud pacifista con este tipo de personas en sus Iglesias diciendo: “Vamos Orar por ellos.”Pero, la Oración no es una práctica pacifista, donde el que ora se cruza los brazos y espera que Dios lo haga todo. La oración es guerra espiritual en contra de los demonios, la cual se debe tomar acción en los bastidores del mundo físico, o sea, mientras oramos, actuamos físicamente bajo la dirección del Espíritu de Dios en contra del mal y del engaño demoniacos que están por detrás del ANTAGONISTA CONTUMAZ. Y esto es exactamente lo que estamos haciendo con este articulo. Por más severo que este parezca, está inspirado por el amor, amor al bienestar de los hermanos que pueden ser víctimas de la manipulación del ANTAGONISTA CONTUMAZ, amor al Ministerio Pastoral en general y del mismo ANTAGONISTA CONTUMAZ para que se arrepienta y cambie de su actitud infernal.
      Por lo tanto, para erradicar este espíritu demoniaco del Antagonismo Contumaz en la Iglesia, que es un lugar donde uno va en busca de Paz, cada hermana y hermano deben estar unidos a sus Pastores en contra de cualquier persona que esté dando lugar a un espíritu de Antagonismo Contumaz. No olvidando, que la Biblia apoya la disciplina o corrección a quienes se oponen al Ministerio Pastoral, causa disputas o confusión doctrinales, forma partidos y divisiones en el cuerpo de Cristo y otras obras de la carne “semejantes a estas” que conducen al ANTAGONISTA CONTUMAZ para fuera del Reino de los Cielos. Por otro lado, la actitud pacifista de las hermanas y hermanos en la Iglesia con el ANTAGONISTA CONTUMAZ, dejando a su Pastor y Líder solo en la batalla, tal actitud resultará en que el Pastor terminara herido o destruido y consecuentemente toda la Iglesia sufrirá con los daños. No se engañe querido hermano, usted está en el mismo barco con su Pastor, si usted se queda pacíficamente mirando como espectador a su Pastor en esta batalla en contra del ANTAGONISTA CONTUMAZ, este o estos, “matarán” al Pastor y las ovejas se dispersarán, o sea, usted se hundirá junto con su Pastor, ¡Porque todos están en el mismo barco! No importa cuán lleno de razón el ANTAGONISTA CONTUMAZ parezca estar, su ACTITUD en la mayoría de los casos no es de dialogo verdadero o de solucionar un problema real, es DESTRUCTORA.
      En todos los lugares y sectores sociales hay varios niveles de conflictos con los lideres, pero cuando algún trabajador, asociado o servidor voluntario no quiere obedecer y sujetarse a las reglas y al liderazgo de cualquier empresa, podremos estar frente a un… !ANTAGONISTA CONTUMAZ!

  21. Franklyn Leite

    PERMITAME COMPANEROS PASARLES UN BUEN COMENTARIO SOBRE EL TEMA TAN DEBATIDO EN ESTE LUGAR Y EL MUNDO, EN SIGUIENTE SITIO PUBLICADO POR EL PR. SAUL ALFREDO GUEVARA: http://elrenuevopentecostal.blogspot.com/2013/12/por-que-los-pastores-merecen-honra-de.html

    Por Qué Los Pastores Merecen Honra De Miembros De La Iglesia

    “Los ancianos que dirigen bien los asuntos de la iglesia son dignos de doble honor, especialmente los que dedican sus esfuerzos a la predicación y a la enseñanza. Pues la Escritura dice: No le pongas bozal al buey mientras esté trillando, y El trabajador merece que se le pague su salario” I Timoteo 5:17..18 NVI

    El estudiante de la Biblia entiende que cuando “anciano” o “ancianos” se usa en el Nuevo Testamento, es por lo general que se habla de pastores. El texto no deja ninguna duda de que este es el caso en los versículos anteriores (“gobernar bien”, “trabajan en predicar y enseñar”).

    Bajo la inspiración de Dios, Pablo escribió que los pastores fieles son “dignos de doble honor” (vs. 17). Sin embargo, cualquier persona es susceptible a desarrollar una actitud errónea hacia su pastor. Hay pocas cosas más nocivos y peligrosos para la iglesia local que un corazón equivocado sobre el pastor, porque si no se corrige con el tiempo traerá algún grado de discordia y división.

    Este estudio no es una cobertura exhaustiva de “Por qué los pastores merecen honra de sus miembros de la Iglesia”, sin embargo, debería ser más que suficiente para convencer a cualquier creyente de su necesidad de hacerlo.

    Los pastores se merecen el honor del bien de su trabajo, I Tesalonicenses 5:12..13 dice: “Os rogamos, hermanos, que reconozcáis a los que trabajan entre vosotros, y os presiden en el Señor, y os amonestan; y que los tengáis en mucha estima y amor por causa de su obra. Tened paz entre vosotros.”.

    Aquí vemos que el honor en un pastor que no se trata tanto de “quién es” como una persona, sino “de lo que hace”, en alusión a su oficio ordenado por Dios.

    ¿Qué comprende las obras del pastor?: Bueno, como el mayor, las obras del pastor implican la misión y el bienestar de la iglesia local. Llevar a la iglesia a seguir a Dios y Su Palabra predicando el Evangelio de Jesucristo. Como parte de su trabajo incluye tratar de ayudar a todos los miembros a crecer en Cristo, haciendo lo que se necesita para asegurar que la doctrina y la práctica se mantengan, lo que lleva al traer honra a Dios, la supervisión de los asuntos de negocios y toda una miríada de otras funciones. Los miembros tienen que hacer todo lo que la Biblia y el Espíritu Santo mandan con el fin de ayudarlo, incluyendo darle un alto grado de estima y honor.

    Estimar y honrar al pastor tiene que ver con un gran respeto por su papel, que inherentemente incluye voluntariamente someterse a su liderazgo dado por Dios. La “regla” la palabra se ve en I Timoteo 5:17 significa exactamente lo que dice, “regla”. Habla de “presidir” y “tener cuidado de.” Obviamente, está indicando que el pastor tiene la función de liderazgo indiscutible.

    La cosa es que cuando una persona o personas no estiman altamente el pastor, cuando la gente no le proporcionan su debido respeto a través de actitudes y acciones que obstaculiza su trabajo o que no diezman para la Iglesia y toda la causa de Cristo. Entonces… preste mucha atención a lo que dice en Hebreos 13:17: “Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso”.

    Recuerde, el trabajo del pastor es la misión y el bienestar de la iglesia, así que cuando un miembro no le respeta, sino que se resiste y se rebela contra su liderazgo nombrado y ungido por Dios, el trabajo de los que todo el cuerpo de Cristo local se ve obstaculizado.

    ¿Qué puede suceder cuando tal falta de irrespeto a los pastores crece dentro de las iglesias? Las iglesias pueden ser destruidas, por lo menos como verdaderas iglesias del Nuevo Testamento.

    ¿Quién fue el primero en la historia de negarse a estimar y honrar a Aquel en el liderazgo espiritual sobre él? Fue Lucifer, el diablo. Entonces, ¿a quién sirve el miembro de la iglesia cuando tiene una actitud equivocada hacia el pastor? Sí, lo que pensó es correcto.

    Amigos, el diablo siempre trata de hacer mal a las iglesias. Él y sus fuerzas continuamente están tratando de obstaculizar y destruir. La serpiente va a ser muy feliz de usarlo usted para tratar de destruir al hombre de Dios y desgarrar la iglesia. Sólo una persona perdida puede disfrutar de ser utilizado de tal manera. No permita el convertirse en un peón del diablo contra la iglesia de Cristo.

    Una iglesia no puede ser de común acuerdo, un solo corazón y una sola alma para el Señor a menos que todos los miembros tengan las actitudes apropiadas y acciones de respeto por el pastor. (Hechos 2:42-47; 4:32,33)

    La misión y el bienestar de la iglesia de Dios son mucho más vitales que los caprichos personales, fantasías y sentimientos de cualquiera. Cada cristiano debe luchar contra su “yo” y “yo” y centrarse en el bienestar de la Iglesia de Jesucristo!

    Ya sabes, cuando uno llega a rechazar e irrespetar a un pastor llamado por Dios es una falta de respeto al Señor Todopoderoso. El plan del Señor siempre ha implicado el uso de pastores en la posición de liderazgo espiritual.

    Cuando hay rebelión contra el liderazgo de un pastor, cuando un determinado miembro o miembros se dedican a salirse con la suya, desde luego, no traerán la paz. Más bien traen el caos. Sabemos que Dios no es el autor del caos, así que ¿quién es?

    ¿Cómo puede alguien que realmente teme a Dios poseer una actitud equivocada hacia su pastor? lee Proverbios 6:16..19. Allí leemos estas palabras: “Seis cosas aborrece Jehová, y aun siete abomina su alma: Los ojos altivos, la lengua mentirosa, las manos que derraman sangre inocente, el corazón que maquina pensamientos inicuos, los pies presurosos para correr al mal, el testigo falso que habla mentiras, Y el que siembra discordia entre hermanos “.

    No honrar pastores trae discordia a las iglesias y Dios odia sembradores de la discordia. Los pastores se merecen el honor por el bien de la iglesia

    Si el miembro de la iglesia cree que el pastor le ha ofendido de alguna manera, o hecho algún mal grave, la Biblia explica que hacer. (Mateo 18:15..17) Jesús enseña que ha de “ir y decirle de su falta entre tú y él solo” ¿Por qué es entonces lo que la gente suele ir a todo el mundo excepto al pastor a contar acerca de su supuesta culpa?

    Si alguien viene con quejas sobre él, debe informarle que usted no quiere oír eso, que Ud. no es basurero de nadie y menos del diablo. Por el bienestar de la iglesia del Señor, debe informar al pastor para que pueda hacer frente a la situación. Ciertamente el bien de la iglesia debe ser de mucha mayor prioridad que cualquier relación humana.

    Se describe al demonio como un “león rugiente.” ¿Alguna vez ha visto cómo los elefantes protegen la manada de leones? Los machos más maduros y mujeres se unen, de pie hombro con hombro para formar una pared de medio círculo cercano. Dentro de la pared están los inmaduros y bebés. Qué sucede… Los leones retroceden. Los miembros de la Iglesia tienen que aprender de los elefantes y estar de pie hombro con hombro con el pastor en contra de aquellos a quienes el “león rugiente” utilizaría para atacar.

    Honrar o no a un pastor realmente se reduce al corazón de una persona. Aquellos que son humildes y buscan ser servidores no tendrán problemas.

    De hecho, debemos amar al Señor y nuestro pastor, como Jonatán amaba a David. ¿Sabes lo que quiero decir? Jonathan iba a ser el próximo rey de Israel después de que su padre Saúl muriera. Sin embargo, aún sabiendo que David iba a obtener ese honor en lugar de a sí mismo, Jonathan estaba detrás de aquel que Dios había llamado.

    El miembro de la iglesia que verdaderamente ama a Dios ama también a su pastor como él ama a su propia alma. Debemos luchar por él si alguna vez alguien se atreve a menospreciarlo. Mantengamos nuestros pastores, sus mujeres y niños en ferviente oración diaria y cumplamos con nuestras obligaciones económicas para que haya alimento en la Casa de Dios.

    Estamos a fin de año y aun si no lo estuviésemos, acérquese con amor a su pastor y si puede con algo más.

    Publicado por Saúl Alfredo Guevara

  22. que les pasa a todos.nadie puede estar en desacuerdo que al pastor se le debe respeto y todo lo que la palabra de Dios menciona ESO ES CATEGÓRICO.
    pero al leer los comentarios parece que tratan de justificar el error(PECADO) que cometió El Pastor.Te recuerdo que todas las promesas de la biblia lo obtienes COMO HIJO DE DIOS, no como pastor , evangelista o…..de la misma manera nuestra responsabilidad (PECADO) es para todos delante de Dios seas pastor ,evangelista..etc. Pastor estas muy equivocado si piensas que Dios va a tener alguna consideración especial por tu pecado solo por ser pastor NO HAY UN TRATO ESPECIAL DE DIOS HACIA LOS PASTORES Y HACIA NINGÚN OTRO.DIOS NO HACE ACEPCIÓN DE PERSONAS Y MENOS ENTRE SUS HIJOS.

  23. Amados hermanos Dios les bendiga. Se respetan sus comentarios (Proverbios 15:1-2) no juzguen ni al hermano que escribió al principio ni a sus pastores, ” Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo: El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella” Juan 8:7. Pero además hermanos amados hagamos como a Nuestro Señor le gusta que hagamos las cosas, en orden y perfectas, por favor cuiden sus errores ortográficos, recuerden que no solamente nos edificamos entre nosotros sino que otras almas que están buscando de Dios leen sus comentarios, por ello deben ser dóciles, carentes de críticas sino en benignidad como Cristo y mucha gente que ha estudiado en universidades, que están separados de Dios, que tienen necesidad de él, lo menos que quisieran leer son comentarios malsanos entre nosotros y mucho menos con errores que restan seriedad a sus comentarios. La intención es buena, pero eso solo no basta. Debemos cuidar ciertamente el fondo, pero también las formas. Dios les siga bendiciendo y dando sabiduría y sumo conocimiento en el Espíritu Santo.

Leave a Reply