El Pecado

La doctrina del pecado debe ser vehementemente enfatizada en cada púlpito bautista fundamental. La Biblia nos enseña que “los necios se mofan del pecado” Proverbios 14:9. Hoy día, el mundo está más depravado, y trata con denuedo de ignorar o de hacer burla del pecado. Los argumentos de la falsamente llamada ciencia han convencido a muchos de que sus prácticas pecaminosas, no son otra cosa que nuevas enfermedades sicológicas. La Ética de la Situación exime de toda responsabilidad al hombre, pues dicen, que primero hay que examinar la situación en la que se cometió tal o cual acción.  

Una persona perdida mientras no reconozca su condición de pecador, no podrá jamás ser salva. El Señor Jesucristo enseñó que: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores. Marcos 2:17b.

De la misma manera, ningún cristiano podrá vivir una vida más santa, sin reconocer primero su pecado y confesarlo. Dice Proverbios 28:13 “El que encubre sus pecados no prosperará; mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia.

Su definición

¿Qué es el pecado? La definición más simple de pecado es errar al blanco. Donde el blanco es estar en conformidad a la perfecta voluntad de Dios.

Hay algunos pasajes en las Escrituras que de manera directa definen el pecado:

En 1 Juan 5:17 Dios nos enseña que: Toda injusticia es pecado

En Santiago 4:17 nos señala que el pecado es saber hacer lo bueno, y no lo hacerlo.

En 1 Juan 3:4 dice que: el pecado es infracción de la ley.

Romanos 14:23 claramente apunta que: todo lo que no proviene de fe, es pecado.

Luego entonces el pecado es desviarse de la perfecta voluntad de Dios, es transgredir la ley de Dios.

Las palabras usadas en la Biblia son:

Su universalidad

La Biblia nos enseña en Ezequiel 28:11-19 que Lucero, era un querubín grande, protector, acabado en hermosura, creado en perfección, pero que por causa de la multitud de sus contrataciones se enalteció, se llenó de iniquidad y pecó contra Dios y se convirtió en el diablo y Satanás. Su pecado fue el primero en el universo.

Por medio de la Biblia nos damos cuenta que nuestro Dios en un acto directo y voluntario, creó al hombre a su imagen y semejanza. Lo hizo con la capacidad de pensar, de emocionarse y de decidir.

En Génesis 3:1-6 se describe también la triste historia del primer pecado del hombre. La Biblia dice: Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto? Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis. Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal. Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella. En este breve relato nos podemos dar cuenta de la forma en que Satanás, por medio de sus mentiras hizo caer en la trampa a Adán y a Eva. Eva obró por equivocación y engaño, pero Adán lo hizo con conocimiento y de manera voluntaria. La incredulidad del hombre lo llevó a creer en las mentiras de Satanás. Esta misma historia se repite, Satanás viene con una mentira para tentar al hombre y lo hace caer en pecado.

Aquí cabe dejar bien claro que Dios no es el autor del pecado. Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie. Santiago 1:13. El riesgo del pecado estaba implícito al dotar al hombre de libre voluntad. Adán sucumbió a la tentación a pesar de que, estaba en medio de una multitud de árboles de los que podía alcanzar su fruto y comer, estaba también el árbol de la vida; por el contrario el Señor Jesús, cuando fue tentado tenía cuarenta días sin comer. (Mateo 4:1-10)       

Romanos 3:22-23 enseña que el pecado es universal, Porque no hay diferencia, por cuanto todos pecaron… esta es la frase que pone en igualdad a todos. Romanos 3:10 enseña que no hay un solo justo, excepto nuestro bendito Salvador. Luego en Romanos 5:12-21 se destaca que: Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron… y  Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores…  

Su naturaleza

Hay un atributo del Dios Creador del universo que es destacado en Isaías 6:3. Isaías vio a Dios en su trono y oyó que los serafines daban voces diciendo: Santo, Santo, Santo. Dios es infinito en santidad. Y si, como lo es, el pecado es infracción a la ley, Su ley, y …la ley a la verdad es santa, y el mandamiento santo, justo y bueno. (Romanos 7:12), entonces el pecado es el acto más reprobable y horrible del universo.

El pecado es insubordinación y desobediencia a los preceptos de Dios. El pecado es la falta de fe del hombre que lo conduce al egoísmo, a la impiedad y a la depravación.

El pecado es rebelión contra Dios. Oíd, cielos, y escucha tú, tierra; porque habla Jehová: Crié hijos, y los engrandecí, y ellos se rebelaron contra mí. Isaías 1:2.

Lo irracional del pecado es estar en clara oposición al Dios Santo y Bueno.

El pecado revela la maldad del corazón del hombre. En Génesis 6, Dios nos dice que los hombres empezaron a multiplicarse, que los hijos de Dios se rebelaron al mandato de Dios y tomaron como esposas a las hermosas hijas de los hombres. En el versículo 5 dice: Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal. La desobediencia, el pecado,  está ligada a un corazón lleno de maldad.

En Génesis 8:21, después que Dios había mandado el Diluvio, Noé levanta y un altar y ofrece un sacrificio. Al aceptar este sacrificio Dios dice: Y percibió Jehová olor grato; y dijo Jehová en su corazón: No volveré más a maldecir la tierra por causa del hombre; porque el intento del corazón del hombre es malo desde su juventud; ni volveré más a destruir todo ser viviente, como he hecho.

La Biblia enseña que el pecado es tan ofensivo, tan aborrecible para la gloriosa naturaleza de Dios que excita su santa ira, trayendo graves consecuencias.

Sus consecuencias

El pecado separa de Dios. Este es el resultado más serio del pecado. El hombre al verse descubierto por su pecado optó por esconderse detrás de los árboles para no enfrentar a Dios. Sin lugar a dudas la única fuente de toda buena dádiva es Dios mismo. El hombre al pecar contra Dios levanta voluntariamente una barrera que le impide recibir bendiciones. Isaías 59:2 dice: Pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír.

El p        ecado convierte al hombre en enemigo de Dios. La corona de la creación fue el hombre. Dios hizo primero los cielos y la tierra, creó las aves, los peces y toda clase de animales y Adán fue puesto en el Edén para señorear sobre los animales y para que labrara el huerto y lo guardase. Sin embargo, la razón principal de su creación, fue para que el hombre glorificara a Dios, para que estuviera en estrecha comunión con Él. El pecado destruyó esa buena relación y no solo separa de Dios, sino que el hombre se convierte en enemigo de Dios. Romanos 5:10 “Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida.”

El pecado produce dolor y sufrimiento. Adán y Eva fueron llamados a cuentas y recibieron una sentencia por su desobediencia. En Génesis 4:16 Dios dijo: A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces; con dolor darás a luz los hijos; y tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreará de ti. Ya nada sería igual, ahora la vida sería acompañada de dolor y sufrimiento, pues al hombre también le dijo en los versículos siguientes: Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. Espinos y cardos te producirá, y comerás plantas del campo. Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás. Las enfermedades, las pestes y las plagas son consecuencia del pecado del hombre.

El pecado esclaviza. Romanos 6:17 Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados.”

El pecado acarrea muerte. Santiago 1:15 dice: Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da luz la muerte.”  Romanos 6:23 establece que: “Porque la paga del pecado es muerte…” La segunda muerte forma parte del castigo para el pecado del hombre. Apocalipsis 21:8 Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.”

Su limpieza

No hay en toda la creación, cosa alguna que pueda lavar nuestros pecados, excepto la Sangre de Jesucristo. Los hombres han tratado por medio de sus rituales primitivos y actos religiosos, el borrar sus pecados. Dios dice en Jeremías 2:22 “Aunque te laves con lejía, y amontones jabón sobre ti, la mancha de tu pecado permanecerá aún delante de mí, dijo Jehová el Señor.” Dios vino a darnos el único remedio, cuando dejando Su trono, vino a este mundo, se hizo hombre y estando en la condición de hombre, derramó su sangre preciosa para limpiar todos nuestros pecados. 1Juan 1:7 pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.”

Cuando Juan el Bautista miró al Señor Jesucristo dijo de Él en Juan 1:29b “… He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.”

El hombre para limpiar sus pecados, tiene que venir humillado hasta los pies del Señor y confesarlos. 1Juan 1:9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.”

3 comments

  1. FRANKLIN

    ENVIENME PREDICACIONES PARA LEER POR FAVOR QUIERO CONOCER MAS DE LA PALABRA DE DION. SOY DE VENEZUELA

  2. Estimados hermanos les saludo en el nombre de nuestro.SEÑOR JESUCRISTO.Ha cada uno de ustedes bien vivo aqui en la cuidad de.TACNA-PERU y trabajo en la obra de.Dios desde niño he tendio la ovacion de servir ha.Dios y a mi projimo no he podido de concluir mis estudios de teologia por la falta del recurso economico mas ahora leruego ha ustedes por de enviar un estudio de la SANA DOCTRINA por que aqui en la cuidad de Tacna hay una confusion como lo hay en Puno por ello solicto a ustedes este estudio de la SANA DOCTRINA bien usted puede hacerlo lo via internet de alli lo bajo cuanto les agradeceria ha ustedes tambien tengo mi direccion aerea es como sigue ——- SERPOST-TACNA-PERU a esa direccion tambien pueden enviar mi telefono es …… 952507279 bien estimados hermanos que Dios los guie en todo y los guie por un buen sendero vivimos en los tiempos finales CRISTO VIENE y quedo en la espera de su pronta espera su hermano y servidor en y si concen un seminario de teologia que da becas por que soy de una situacion precaria hermanos sobre que estoy enfermo bien solo lo dejo en la voluntad de Dios no les puedo obligar bien disculpen las molestias

  3. que pasan con aquellos niños que son muertos antes del conocimiento del bien y del mal? van al cielo?

Leave a Reply

CAPTCHA *