Ayuda A Tus Hijos A Conocer A Dios

Texto Bíblico:

Deuteronomio 4:9-10Por tanto, guárdate, y guarda tu alma con diligencia, para que no te olvides de las cosas que tus ojos han visto, ni se aparten de tu corazón todos los días de tu vida; antes bien, las enseñarás a tus hijos, y a los hijos de tus hijos. 10El día que estuviste delante de Jehová tu Dios en Horeb, cuando Jehová me dijo: Reúneme el pueblo, para que yo les haga oír mis palabras, las cuales aprenderán, para temerme todos los días que vivieren sobre la tierra, y las enseñarán a sus hijos;”

Introducción:

El libro de Deuteronomio es la repetición de la ley, Dios le pide al pueblo de Israel, que tengan cuidado de lo que hacen y que guarden su alma para que no olviden lo que vivieron en el desierto, pero, sobre todo, les pide a los padres, que todo lo que vieron y vivieron, sean enseñadas a sus siguientes generaciones, para que nunca se olviden quién es Dios, sin embargo, estas generaciones actuales, están muy lejos de ser instruidos en el camino de Dios.

Isaías 5:20 “!Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo!”

Las redes han absorbido todo el tiempo que los padres deben de dedicar a los hijos para ser enseñados en las cosas espirituales.

¿Qué estás haciendo como papá? ¿Estás ayudando a tus hijos a conocer a Dios? Porque una cosa es conocer de Dios y otra muy diferente conocer a Dios. Los padres no solo tienen la obligación de enseñar y guiar a los hijos lo que Dios demanda a través de la Biblia, sino mostrar esa obediencia con el ejemplo en su manera de vivir.

2 Timoteo 1:3-5 Doy gracias a Dios, al cual sirvo desde mis mayores con limpia conciencia, de que sin cesar me acuerdo de ti en mis oraciones noche y día; 4deseando verte, al acordarme de tus lágrimas, para llenarme de gozo; 5trayendo a la memoria la fe no fingida que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida, y en tu madre Eunice, y estoy seguro que en ti también.”

Cómo cristianos la fe no sólo debe ser de palabras, sino de hechos, es decir mostrar una fe no fingida.

1.- Los hijos de todo cristiano, deben ser enseñados y equipados con la Palabra de Dios.

Deuteronomio 11:18-20 Por tanto, pondréis estas mis palabras en vuestro corazón y en vuestra alma, y las ataréis como señal en vuestra mano, y serán por frontales entre vuestros ojos. 19Y las enseñaréis a vuestros hijos, hablando de ellas cuando te sientes en tu casa, cuando andes por el camino, cuando te acuestes, y cuando te levantes, 20y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas;”

Todo padre cristiano necesita pasar más tiempo en el estudio de la Palabra de Dios con sus hijos; es triste que algunos hijos de padres cristianos no conozcan muchos pasajes de la Biblia.

Claro que es importante que los hijos aprendan español y matemáticas en la escuela, pero es más importante aprender valores morales y éticos que son encontrados en la bendita Palabra de Dios.

2.- Debemos los padres ser ejemplos.

Existen muchos casos de jóvenes que se alejaron de Dios, porque sus padres no llevaron una vida estable, y ellos sirvieron de tropiezo a sus propios hijos. La Biblia nos enseña lo que Dios exige de cada cristiano, pero el testimonio siempre impactará la vida de los hijos. Cada padre siempre tendrá luchas con su carácter, con su temperamento o con su manera de hablar, pero Dios siempre estará ayudándonos a ser mejores y a tener un buen testimonio con los hijos.

Santiago 3:8-10 “Pero ningún hombre puede domar la lengua, que es un mal que no puede ser refrenado, llena de veneno mortal. 9Con ella bendecimos al Dios y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios. 10De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así.”

3.- Todo padre cristiano, debe vivir una vida en santidad.

La herramienta que todo padre debe tener para vivir una vida consagrada será el disponer de la humildad, ya que, mediante ella, podrá reconocer sus errores.

Salmos 119:73 Tus manos me hicieron y me formaron; Hazme entender, y aprenderé tus mandamientos.”

¿Cómo está actuando ante los problemas? ¿Está poniendo en las manos de Dios esa difícil situación, o está buscando en sus propias fuerzas para salir del problema?

El Señor Jesucristo es el camino para ayudarnos en nuestros problemas, estudie la Biblia y pida sabiduría para entenderla. Busque a alguien para que le ayude a comprender.

Se recomienda leer los siguientes libros: La ruina de un cristiano por John Rice; El progreso del peregrino por John Bunyan.

Debemos crecer en conocimiento

Colosenses 1:10 “Para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios;”

La Biblia nos dice que caminemos agradando a Dios en todo, por eso viva lo que más pueda en santidad, es mejor vivir en mayor santidad, que vivir en ligereza espiritual.

Debe dedicar tiempo para sus hijos, no sólo para usted, enseñé a sus hijos través de su vida, comparta con ellos la Palabra, y repase las muchas bendiciones que Dios les ha dado y hágalos reflexionar sobre los cambios que han tenido en tiempo pasado y el hoy.

Para reflexionar:

¿Tienes la seguridad de que tus hijos son salvos?

Y si no la tienes, háblales de Cristo, porque es tu responsabilidad, de lo contrario irán al infierno.

Ponte a cuentas con Dios.

Etiquetado: / / /

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code