Firmes Y Constantes – Pastor Daniel Fernández Jiménez

Texto Bíblico:

1 Corintios 15:55-58¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? 56ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado, la ley. 57Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo. 58Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.”

Introducción:

La Primera epístola a los corintios es un libro del Nuevo Testamento de la Biblia. Es una carta escrita por Pablo de Tarso a la comunidad cristiana o Iglesia de Corinto.

Estar firmes: Significa literalmente estar de pie, levantados en la fe. Estar de pie y no caído en el pecado.

Constantes en la santidad, constantes en la fe, constantes en la obediencia, constantes con la asistencia, constantes en todo, creciendo en la obra del Señor.

Entendiendo que Dios nos ha dado vida eterna, debemos agradarle haciendo las obras que Dios espera que hagamos en su iglesia porque nuestro trabajo no es en vano.

El trabajo que hacemos para con Dios no es inútil, tiene grandes recompensas espirituales y también físicas en este mundo.  Dios espera que usemos nuestros talentos para trabajar en su obra. Sobre todo, Cuando predicamos el evangelio, cuando ayudamos a un hermano en necesidad, cuando amamos a nuestros hermanos y lo ayudamos en lo que podamos, Dios se agrada enormemente.

Los cristianos firmes y constantes son grato olor para Dios, son agradables para Él. En la Biblia, en 1 Corintios 15:58 Dios nos hace un llamado imperativo a todos los que somos hijos de Dios. Un llamado a la firmeza, a la constancia y al crecimiento.

1.- Como Padre Él demanda de sus hijos firmeza.

Mantenernos con seguridad y convicciones radicales en medio de cualquier viento o tempestad, como los árboles que están bien arraigados y cimentados, venga lo que venga ahí se mantienen firmes, estables.

2.- Dios demanda constancia.

La vida cristiana es de cada día, el alimento tiene que ser diario, lo de ayer no me vale para hoy, cada día debo alimentarme para mantenerme firme.

3.- Crecimiento.

Implica un avance en la vida personal del cristiano, pero no tanto en sus prioridades, metas o logros personales, sino un avance en los planes de Dios para su vida, en Su obra.

Son tres demandas que Dios exige para sus hijos, no cuando nos apetezca o nos vaya bien, sino siempre.

2 Timoteo 3:16 “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia,”

Filipenses 2:10 “para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra;”

2 Corintios 5:20 “Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios.”

Hebreos 9:27 “Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio,”

Por otro lado, Dios promete que nuestro trabajo para Él no es en vano, no importa lo que nuestros ojos puedan ver hoy, el resultado que veamos o no de nuestro esfuerzo y trabajo, la promesa para tu servicio al Señor si te mantienes firme, constante y creciendo “no es en vano”, por tanto, vale la pena porque habrá un buen resultado.

1 Timoteo 2:4 “el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.”

Juan 8:36 “Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.”

Es necesario que el cristiano pida a Dios en oración, que esas actitudes de firmeza, constancia y crecimiento sean de manera continua en Él, y sean nuestra prioridad y nuestro anhelo cada día.

Se debe de rogar a Dios para que seamos cristianos firmes y que compartamos a los demás el Evangelio del Señor Jesucristo.

Romanos 10:13-15 “Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. 14¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? 15¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: !Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!”

Es súper urgente que, con la ayuda de Dios, se desarrolle en nuestro carácter: estabilidad, arraigo, dependencia y gratitud a Dios.

Para Reflexionar:

No se debe de olvidar que Dios es fiel y sus promesas se cumplen, así que todo lo que sembremos dará fruto a su tiempo. Por tanto, no desmayemos ni nos cansemos de invertir en la obra del Señor siempre, el resultado está asegurado.

Etiquetado: / / / / / /

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code