La Bendición En El Hogar- Pastor Daniel Fernández Jiménez

Texto Bíblico:

Deuteronomio 5:29 “!Quién diera que tuviesen tal corazón, que me temiesen y guardasen todos los días todos mis mandamientos, para que a ellos y a sus hijos les fuese bien para siempre!”

Introducción:

Moisés recapitula al pueblo de Israel, las maravillas que Dios había hecho con el pueblo durante su estancia en el desierto, también recapitula todas las consecuencias que sufrieron por causa de su rebeldía.
Antes de entrar a la tierra prometida, les recuerda y les advierte todo lo que Dios esperaba de ellos y sobre todo, esperaba que rechazaran por completo la idolatría que los pueblos paganos tenían.

Todas estas advertencias eran para que permanecieran fieles a Dios, para que las familias permanecieran unidas y temerosas a la Palabra bendita de Dios.
Por eso tenían que aprender principios bíblicos para disfrutar de las bendiciones de Dios.

¿Cómo tener la bendición de Dios en el hogar?

1.- Instruir a los hijos en el camino de Dios
Para que sean salvos, para que formen carácter, valores y convicciones y para hacer la voluntad de Dios.

Salmos 78:5-8 El estableció testimonio en Jacob, Y puso ley en Israel, La cual mandó a nuestros padres Que la notificasen a sus hijos; 6Para que lo sepa la generación venidera, y los hijos que nacerán; Y los que se levantarán lo cuenten a sus hijos, 7A fin de que pongan en Dios su confianza, Y no se olviden de las obras de Dios; Que guarden sus mandamientos, 8Y no sean como sus padres, Generación contumaz y rebelde; Generación que no dispuso su corazón, Ni fue fiel para con Dios su espíritu.”

Proverbios 22:6 Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.”

Juan 17:3 “Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.”

2 Timoteo 3:16 “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia.”

Romanos 12:2 “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.”

2.- Disciplinarlos con amor

Efesios 6 :1-4 Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. 2Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; 3para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra. 4Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.”

Cada integrante de la familia debe de saber qué lugar ocupa, y con base a eso, debe de aceptar su responsabilidad.

Proverbios 22:15 La necedad está ligada en el corazón del muchacho; Mas la vara de la corrección la alejará de él.”

El propósito de la disciplina es formar carácter en los hijos y corregir el mal que en ellos haya.

1 Samuel 3:13 “Y le mostraré que yo juzgaré su casa para siempre, por la iniquidad que él sabe; porque sus hijos han blasfemado a Dios, y él no los ha estorbado.”

Deuteronomio 10:12-13 Ahora, pues, Israel, ¿Qué pide Jehová tu Dios de ti, sino que temas a Jehová tu Dios, que andes en todos sus caminos, y que lo ames, y sirvas a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma; 13que guardes los mandamientos de Jehová y sus estatutos, que yo te prescribo hoy, para que tengas prosperidad?”

3.- Estar sometidos los unos a otros y a Dios

Efesios 5:21 “Someteos unos a otros en el temor de Dios.”

El sometimiento es la acción de obedecer sin cuestionamientos a la voluntad de Dios.

Salmos 112:1-2 Bienaventurado el hombre que teme a Jehová, Y en sus mandamientos se deleita en gran manera. 2Su descendencia será poderosa en la tierra; La generación de los rectos será bendita.”

4.-Vivir en amor total a Dios

1 Corintios 13:4-8 El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; 5no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; 6no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. 7Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. 8El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará.”

La Palabra de Dios en la vida de la familia, generará que cada integrante querrá amar de la misma manera que el Señor Jesucristo los amó.
Entonces el amor que ofrecerán dentro y fuera de la familia, será genuino y desinteresado, buscando siempre el bien común.

Para reflexionar:

¿Estás educando a tus hijos bajo los principios bíblicos?

Ponte a cuentas con Dios.

Etiquetado: / / / / /

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code