Enseñando Sana Doctrina – Pastor Arturo Muñoz Guzmán

Texto Bíblico:

2 Timoteo 2:2-7 Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros. 3Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo. 4Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado. 5Y también el que lucha como atleta, no es coronado si no lucha legítimamente. 6El labrador, para participar de los frutos, debe trabajar primero. 7Considera lo que digo, y el Señor te dé entendimiento en todo.”

Lo que se debe de enseñar a otros es:

1.- EL MENSAJE DE LA VERDAD

1 Timoteo 1:3-4 Como te rogué que te quedases en Éfeso, cuando fui a Macedonia, para que mandases a algunos que no enseñen diferente doctrina, 4ni presten atención a fábulas y genealogías interminables, que acarrean disputas más bien que edificación de Dios que es por fe, así te encargo ahora.”

1 Timoteo 1:10-11 “Para los fornicarios, para los sodomitas, para los secuestradores, para los mentirosos y perjuros, y para cuanto se oponga a la sana doctrina, 11según el glorioso evangelio del Dios bendito, que a mí me ha sido encomendado.”

Es importante que se levanten hombres y mujeres fieles, que enseñen la sana doctrina a otros.

1 Timoteo 4:1 “Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios;”

La sana doctrina empieza con la salvación por gracia, a través de la obra de nuestro Señor Jesucristo. Y eso es todo.

1 Timoteo 4:6 “Si esto enseñas a los hermanos, serás buen ministro de Jesucristo, nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido.”

1 Timoteo 6:3-5 Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, 4está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas, 5disputas necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia; apártate de los tales.”

Existen pastores que predican más a favor de los diezmos, que de predicar la sana doctrina.

Cuando la doctrina no es sana, invariablemente producirá gente no salva.

1 Timoteo 3:5 “(pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿Cómo cuidará de la iglesia de Dios?);”

2.- ¿Cuáles son los requisitos de hombres idóneos para enseñar a otros la sana doctrina?

A. QUE SEAN HOMBRES FIELES.

Hombres constantes no solo en la fe, sino en todas las cosas que hacen para Dios, Si Él es tan fiel con nosotros y a su Palabra, ¿por qué nosotros no le respondemos con fidelidad?

Ojalá pueda hacer una lista de actividades en dónde prometa ser fiel para Dios.

B. HOMBRES QUE ESTÉN DISPUESTOS A PAGAR EL PRECIO.

2 Corintios 11:23-30¿Son ministros de Cristo? (Como si estuviera loco hablo.) Yo más; en trabajos más abundante; en azotes sin número; en cárceles más; en peligros de muerte muchas veces. 24De los judíos cinco veces he recibido cuarenta azotes menos uno. 25Tres veces he sido azotado con varas; una vez apedreado; tres veces he padecido naufragio; una noche y un día he estado como náufrago en alta mar; 26en caminos muchas veces; en peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de los de mi nación, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos; 27en trabajo y fatiga, en muchos desvelos, en hambre y sed, en muchos ayunos, en frío y en desnudez; 28y además de otras cosas, lo que sobre mí se agolpa cada día, la preocupación por todas las iglesias. 29¿Quién enferma, y yo no enfermo? ¿A quién se le hace tropezar, y yo no me indigno? 30Si es necesario gloriarse, me gloriaré en lo que es de mi debilidad.

Siempre que el cristiano predique la sana doctrina, el enemigo buscará la forma de afligirlo para hacerlo desistir.

Pero el Espíritu Santo de Dios, le ayudará a soportar las aflicciones.

C. HOMBRES QUE ESTÉN DISPUESTOS A VIVIR UNA VIDA SEPARADA.

2 Timoteo 2:4 “Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado.”

Santiago 4:4-8 !!Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. 5¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente? 6Pero él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes. 7Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros. 8Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.”

No se puede mezclar las cosas espirituales de las cosas mundanas.

Debe de notarse la diferencia entre un cristiano espiritual de uno carnal.

1 Juan 2:16 “Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.”

D. HOMBRES QUE OBSERVE LAS REGLAS.

2 Timoteo 2:5 “Y también el que lucha como atleta, no es coronado si no lucha legítimamente.”

Filipenses 1:15 “Algunos, a la verdad, predican a Cristo por envidia y contienda; pero otros de buena voluntad.”

Se refiere a hombres que sean íntegros, honestos y que si actuar sea legítimamente.

E. HOMBRES QUE TRABAJEN EN SU OBRA.

2 Timoteo 2:5-6 Y también el que lucha como atleta, no es coronado si no lucha legítimamente. 6El labrador, para participar de los frutos, debe trabajar primero.”

Proverbios 13:4 El alma del perezoso desea, y nada alcanza;
Mas el alma de los diligentes será prosperada.”

La pereza es el defecto que el cristiano debe de eliminar, porque el servicio a Dios requiere que cada cristiano sea diligente en todo.

Proverbios 21:25 El deseo del perezoso le mata, Porque sus manos no quieren trabajar.”

Proverbios 20:4 El perezoso no ara a causa del invierno;
Pedirá, pues, en la siega, y no hallará.”

Para reflexionar:

En tiempos antiguos, el mensaje de la sana doctrina fue propagado por el mundo, porque existieron hombres fieles, que estaban dispuestos a pagar el precio, que vivían una vida separada del mundo y hombres que trabajaban diligentemente en la obra de Dios.

¿Acaso será que tu actitud está deteniendo que el Evangelio sea predicado?

Ponte a cuentas con Dios.

Etiquetado: / / / / /

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code