Aprendiendo A Esperar

Texto Bíblico:

1 Samuel 10:1-9 Tomando entonces Samuel una redoma de aceite, la derramó sobre su cabeza, y lo besó, y le dijo: ¿No te ha ungido Jehová por príncipe sobre su pueblo Israel? 2Hoy, después que te hayas apartado de mí, hallarás dos hombres junto al sepulcro de Raquel, en el territorio de Benjamín, en Selsa, los cuales te dirán: Las asnas que habías ido a buscar se han hallado; tu padre ha dejado ya de inquietarse por las asnas, y está afligido por vosotros, diciendo: ¿Qué haré acerca de mi hijo? 3Y luego que de allí sigas más adelante, y llegues a la encina de Tabor, te saldrán al encuentro tres hombres que suben a Dios en Bet-el, llevando uno tres cabritos, otro tres tortas de pan, y el tercero una vasija de vino; 4los cuales, luego que te hayan saludado, te darán dos panes, los que tomarás de mano de ellos. 5Después de esto llegarás al collado de Dios donde está la guarnición de los filisteos; y cuando entres allá en la ciudad encontrarás una compañía de profetas que descienden del lugar alto, y delante de ellos salterio, pandero, flauta y arpa, y ellos profetizando. 6Entonces el Espíritu de Jehová vendrá sobre ti con poder, y profetizarás con ellos, y serás mudado en otro hombre. 7Y cuando te hayan sucedido estas señales, haz lo que te viniere a la mano, porque Dios está contigo. 8Luego bajarás delante de mí a Gilgal; entonces descenderé yo a ti para ofrecer holocaustos y sacrificar ofrendas de paz. Espera siete días, hasta que yo venga a ti y te enseñe lo que has de hacer. 9Aconteció luego, que al volver él la espalda para apartarse de Samuel, le mudó Dios su corazón; y todas estas señales acontecieron en aquel día.”

Introducción:

Saúl es ungido por Samuel, como rey de Israel y  Samuel le da pruebas para que él crea que verdaderamente Dios lo había escogido como primer rey de Israel.

Después de que le sucedieron estas señales, Dios lo muda en otro hombre y le da la orden de que espere para recibir instrucciones y sepa que hacer.

¿Qué podemos aprender de este pasaje?

1.- Los cristianos tenemos que esperar en Dios y en sus promesas.

1 Samuel 13:11-14 “Entonces Samuel dijo: ¿Qué has hecho? Y Saúl respondió: Porque vi que el pueblo se me desertaba, y que tú no venías dentro del plazo señalado, y que los filisteos estaban reunidos en Micmas, 12me dije: Ahora descenderán los filisteos contra mí a Gilgal, y yo no he implorado el favor de Jehová. Me esforcé, pues, y ofrecí holocausto. 13Entonces Samuel dijo a Saúl: Locamente has hecho; no guardaste el mandamiento de Jehová tu Dios que él te había ordenado; pues ahora Jehová hubiera confirmado tu reino sobre Israel para siempre. 14Mas ahora tu reino no será duradero. Jehová se ha buscado un varón conforme a su corazón, al cual Jehová ha designado para que sea príncipe sobre su pueblo, por cuanto tú no has guardado lo que Jehová te mandó.”

Saúl actuó locamente, se desesperó al ver al pueblo temeroso, y entonces ofreció holocausto a Dios, deber que no le correspondía hacer, sino solo a Samuel.

Salmos 27:14Aguarda a Jehová; Esfuérzate, y aliéntese tu corazón; Sí, espera a Jehová.”

Salmos 33:20 Nuestra alma espera a Jehová; Nuestra ayuda y nuestro escudo es él.”

Salmos 130:6 “Mi alma espera a Jehová más que los centinelas a la mañana,
Más que los vigilantes a la mañana.”

2.- El que espera en Dios, está ejercitando su fe.

Hebreos 11:1 “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.”

Salmos 40:1 Pacientemente esperé a Jehová, Y se inclinó a mí, y oyó mi clamor.”

Proverbios 20:22No digas: Yo me vengaré; Espera a Jehová, y él te salvará.”

Santiago 5:7-8Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía. 8Tened también vosotros paciencia, y afirmad vuestros corazones; porque la venida del Señor se acerca.”

3.- El que espera en Dios es diligente en súplicas y oraciones.

1 Timoteo 5:5 “Mas la que en verdad es viuda y ha quedado sola, espera en Dios, y es diligente en súplicas y oraciones noche y día.”

4.- El que espera en Dios, está echando mano de las promesas de Dios.

Salmos 130:5 Esperé yo a Jehová, esperó mi alma; En su palabra he esperado.”

Hebreos 10:36 “Porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa.”

6.- El que espera en Jehová le rodea la misericordia.

Salmos 32:10 Muchos dolores habrá para el impío; Mas al que espera en Jehová, le rodea la misericordia.”

7.- El que espera en Dios, hace a un lado la turbación del alma y alaba a Dios.

Salmos 42:5¿Por qué te abates, oh alma mía, Y te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío.”

Salmos 42:11 ¿Por qué te abates, oh alma mía, Y por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío.”

8.- El que espera en Jehová, será exaltado.

Salmos 37:35 Vi yo al impío sumamente enaltecido, Y que se extendía como laurel verde.”

Para reflexionar:

Cada uno de nosotros tenemos que esperar en Dios, ante cada decisión, debemos esperar en Dios y si estás desesperado, angustiado o deprimido, espera en Dios.

¡No te desalientes!

Espera y no cometas errores, confía en sus promesas que siempre traerán bendición a tu vida.

Etiquetado: / / / / /

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code