La Obra Del Espíritu Santo De Dios

Texto bíblico:

Juan 16:7-11Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré. 8Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. 9De pecado, por cuanto no creen en mí; 10de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más; 11y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado.”

Introducción:

Tenemos un Dios trino, y se manifiesta como Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo.

La labor del Espíritu Santo es importante porque convence al oyente cuando a éste se le predica del Evangelio de Jesucristo y lo convence de pecado de justicia y de juicio.

El Espíritu Santo es el único responsable de que el hombre reconozca que es pecador, que merece el infierno y lo convence de que Jesucristo es el único que le puede salvar del infierno y lo guía a que en oración le pida perdón y que le salve.

Hebreos 9:27 “Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio,”

1.- En La Salvación Convence.

Así qué no es la palabrería del predicador, ni de su gran conocimiento de las escrituras, es necesario que tenga conocimiento, pero debe reconocer que no es su obra cuando esa persona acepta a Cristo, sino que fue obra de Dios a través de su Santo Espíritu; de tal manera que, si es responsabilidad SALIR Y PREDICAR el Evangelio, pero nunca será su responsabilidad que el hombre crea.

Si el hombre rechaza el Evangelio, no tiene por qué sentirse mal, creyendo que usted no le explicó bien. Debe admitir que el Espíritu Santo de Dios es el responsable.

2.- Durante La Salvación.

A) Durante la Salvación al hombre lo hace nacer de nuevo.

Juan 3:3-5 Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. 4Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer? 5Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.”

Romanos 8:9 “Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.”

B) El Espíritu se queda a morar en la vida de los que nacen de nuevo y habita en el corazón del creyente.

1 Corintios 2:12 “Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido,”

A partir de que recibimos a Cristo como Salvador, el Espíritu Santo habita en cada cristiano. Sin el Espíritu Santo de Dios no pudiéramos entender tantas cosas que Dios nos muestra en la Biblia.

C) En nuestro crecimiento cristiano, El Espíritu Santo de Dios es quien nos dirige y nos redarguye cuando actuamos incorrectamente.

Romanos 5:5 “y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.”

D) El Espíritu Santo de Dios nos recuerda que Dios nos ama y nos hace estar confiados en sus promesas.

1 Corintios 6:19 “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?”

Nuestros cuerpos se convierten en templos de Dios y ahora nuestros cuerpos son propiedad de Dios.

3.- Nos Hace Ser Miembros Del Cuerpo De Cristo.

1 Corintios 12:12-13 Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo. 13Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu.”

A) El Espíritu Santo nos ha bautizado para que formemos parte del cuerpo de Cristo.

Efesios 1:13 “En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa,”

B) El Espíritu Santo nos sella para el día de la redención, es decir nos identifica como hijos de Dios.

Efesios 4:30 “Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.”

C) El Espíritu Santo nos ayuda a vivir en santidad, y se contrista cuando uno vive en pecado.

3.-En La Regeneración, Después De La Salvación.

1 Juan 3:24 “Y el que guarda sus mandamientos, permanece en Dios, y Dios en él. Y en esto sabemos que él permanece en nosotros, por el Espíritu que nos ha dado.”

1 Juan 5:7-10Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno. 8Y tres son los que dan testimonio en la tierra: el Espíritu, el agua y la sangre; y estos tres concuerdan. 9Si recibimos el testimonio de los hombres, mayor es el testimonio de Dios; porque este es el testimonio con que Dios ha testificado acerca de su Hijo. 10El que cree en el Hijo de Dios, tiene el testimonio en sí mismo; el que no cree a Dios, le ha hecho mentiroso, porque no ha creído en el testimonio que Dios ha dado acerca de su Hijo.”

A) Nos enseña que la salvación es eterna y que no se pierde.

Romanos 8:16-17El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. 17Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.”

B) El Espíritu Santo de Dios nos da testimonio de que somos hijos de Dios.

Romanos 8:9-11Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él. 10Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia. 11 Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.”

El Espíritu Santo dirige al creyente.

Hechos 16:6-9 Y atravesando Frigia y la provincia de Galacia, les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia; 7y cuando llegaron a Misia, intentaron ir a Bitinia, pero el Espíritu no se lo permitió. 8Y pasando junto a Misia, descendieron a Troas. 9Y se le mostró a Pablo una visión de noche: un varón macedonio estaba en pie, rogándole y diciendo: Pasa a Macedonia y ayúdanos.”

Siempre debemos pedir dirección en cuanto a las decisiones que necesita tomar, pero es necesario ser dóciles a su Palabra para poder obedecer su voluntad por encima de la nuestra.

Efesios 5:18-19No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu, 19hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones;”

El Espíritu Santo de Dios quiere llenar tu vida por completo.

Conclusión:

¿Eres salvo? ¿Tienes al Espíritu Santo de Dios en tu corazón?

Te estás dejando guiar por Él, entonces no te jactes cuando ganes almas pensando que eres un super ganador de almas, eso es pecado de soberbia.

Reconoce que la obra del hombre salvo, es del Espíritu Santo de Dios y no tuya. Entiende que sólo somos unas bocinas vivientes, y que el sonido de nuestras palabras, entran solo al oído del hombre, pero quien entra en el corazón de este, exclusivamente es el Espíritu Santo de Dios.

Ponte a cuentas con Dios.

Etiquetado: / / / / / /

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code