La Voz escrita de Dios- Pastor Arturo Muñoz Guzmán

Texto Bíblico:

Jeremías 36:1-4 Aconteció en el cuarto año de Joacim hijo de Josías, rey de Judá, que vino esta palabra de Jehová a Jeremías, diciendo:  2Toma un rollo de libro, y escribe en él todas las palabras que te he hablado contra Israel y contra Judá, y contra todas las naciones, desde el día que comencé a hablarte, desde los días de Josías hasta hoy. 3Quizá oiga la casa de Judá todo el mal que yo pienso hacerles, y se arrepienta cada uno de su mal camino, y yo perdonaré su maldad y su pecado. 4Y llamó Jeremías a Baruc hijo de Nerías, y escribió Baruc de boca de Jeremías, en un rollo de libro, todas las palabras que Jehová le había hablado.”

Introducción:

En este mundo caótico dominado por el maligno, siempre los hombres impíos pondrán en tela de juicio la veracidad de la Palabra de Dios, de la Biblia, sin embargo, Dios se ha encargado de revelarla a todo hombre que en humillación le busca y el tesoro más grande de todo cristiano, es poder leer y compartir la Palabra de Dios con toda libertad, ya que en otros lugares es difícil e imposible, muchos cristianos han muerto al querer proclamar la Salvación de Dios.

Dios a través de su Palabra, nos enseña cómo es que le da vida a la Palabra escrita, y con su Gran Poder la hace llegar a la vida de todo hombre.

1.- La inspiración de la Palabra.

Génesis 2:7 “Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente.”

Dios le da vida al hombre formado del barro, por el poder de su Palabra y esa misma imagen representa la inspiración que le dio vida a la Biblia, así como sopló aliento en la nariz de Adán para que tuviera vida, así sopló inspiración a estos hombres de Dios, para que escribieran su bendita Palabra.

2 Timoteo 3:16-17 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.”

2 Pedro 1:19-21 Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones; 20entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, 21porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.”

En la Biblia, encontramos mas de 4 mil veces y solo en el Antiguo Testamento:
“Así ha dicho Jehová”
Eso quiere decir: <<Así ha dicho Jehová a los hombres, a través de los hombres>>.

Y una manera de comprobar que es Palabra de Jehová, es por lo que provoca en el corazón del hombre que la escucha o que la lee.

2.- La proclamación de la Palabra de Dios.

2 Timoteo 2:8-9 Acuérdate de Jesucristo, del linaje de David, resucitado de los muertos conforme a mi evangelio, 9en el cual sufro penalidades, hasta prisiones a modo de malhechor; mas la palabra de Dios no está presa.”

El cristiano tiene la responsabilidad de proclamar la Biblia.
La Palabra tiene efectos para cambiar la vida del hombre, así como para cambiar el destino de su alma, porque al proclamarla trae convicción de justicia, de pecado y de juicio.

2 Tesalonicenses 3:1-2 Por lo demás, hermanos, orad por nosotros, para que la palabra del Señor corra y sea glorificada, así como lo fue entre vosotros, 2y para que seamos librados de hombres perversos y malos; porque no es de todos la fe.”

Juan 3:36 “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.”

Es una obligación de todo cristiano, proclamar las buenas nuevas, a los hombres inconversos.

3.- La preservación de la Palabra.

Jeremías 36:28-32 Vuelve a tomar otro rollo, y escribe en él todas las palabras primeras que estaban en el primer rollo que quemó Joacim rey de Judá. 29Y dirás a Joacim rey de Judá: Así ha dicho Jehová: Tú quemaste este rollo, diciendo: ¿Por qué escribiste en él, diciendo: De cierto vendrá el rey de Babilonia, y destruirá esta tierra, y hará que no queden en ella ni hombres ni animales? 30Por tanto, así ha dicho Jehová acerca de Joacim rey de Judá: No tendrá quien se siente sobre el trono de David; y su cuerpo será echado al calor del día y al hielo de la noche. 31Y castigaré su maldad en él, y en su descendencia y en sus siervos; y traeré sobre ellos, y sobre los moradores de Jerusalén y sobre los varones de Judá, todo el mal que les he anunciado y no escucharon. 32Y tomó Jeremías otro rollo y lo dio a Baruc hijo de Nerías escriba; y escribió en él de boca de Jeremías todas las palabras del libro que quemó en el fuego Joacim rey de Judá; y aun fueron añadidas sobre ellas muchas otras palabras semejantes.”

Mateo 24:35 “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.”

Isaías 40:8 “Sécase la hierba, marchítase la flor; mas la palabra del Dios nuestro permanece para siempre.”

Aunque el hombre muchas veces ha tratado de sacar la Biblia de una nación, de una escuela o de su propio hogar, pensando que con eso, la Palabra de Dios será olvidada o desechada, Dios siempre se encargará de preservar su Palabra, por encima de cualquier ataque.

4.- La consolación de la Palabra de Dios.

Jeremías 45:1-5 Palabra que habló el profeta Jeremías a Baruc hijo de Nerías, cuando escribía en el libro estas palabras de boca de Jeremías, en el año cuarto de Joacim hijo de Josías rey de Judá, diciendo: 2Así ha dicho Jehová Dios de Israel a ti, oh Baruc: 3Tú dijiste: !!Ay de mí ahora! porque ha añadido Jehová tristeza a mi dolor; fatigado estoy de gemir, y no he hallado descanso. 4Así le dirás: Ha dicho Jehová: He aquí que yo destruyo a los que edifiqué, y arranco a los que planté, y a toda esta tierra. 5¿Y tú buscas para ti grandezas? No las busques; porque he aquí que yo traigo mal sobre toda carne, ha dicho Jehová; pero a ti te daré tu vida por botín en todos los lugares adonde fueres.”

Salmos 119:165 Mucha paz tienen los que aman tu ley, Y no hay para ellos tropiezo.”

Salmos 119:50 Ella es mi consuelo en mi aflicción,
Porque tu dicho me ha vivificado.”

La Palabra de Dios siempre traerá consuelo en cualquier situación que el cristiano pueda tener; Dios a través de su Palabra, anima a todo cristiano en momentos de aflicción, el cual humildemente busca de su consuelo.

Para reflexionar:

¿Estás atesorando la Palabra de Dios? ¿La estás proclamando con este mundo perdido y has anunciado su salvación?

Ponte a cuentas con Dios.

Etiquetado: / / / / / /

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code