¿Pasará la Iglesia por la Gran Tribulación? – Pastor Arturo Muñoz Guzmán

Texto Bíblico:

1 Tesalonicenses 4:13-18 Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. 14Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. 15Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. 16Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. 17Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. 18Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.”

Introducción:

La iglesia será raptada antes de la tribulación, sin embargo, es necesario que su iglesia se pregunte:

¿Qué estamos esperando? ¿Acaso esperamos que el hombre de pecado se manifieste? ¿O que se haga presente el Dictador mundial? ¿Quizá esperamos la gran guerra del Armagedón? ¿O la venida de nuestro Gran Dios y Salvador Jesucristo?

Esto último es lo que todo cristiano debe de esperar.

No deberían estar preocupados por los eventos apocalípticos.

Nosotros creemos que la iglesia será raptada antes de la tribulación por lo siguiente:

1.- Lo que las teorías enseñan.

Arrebatamiento Parcial.

Erróneamente algunas iglesias enseñan que el arrebatamiento será parcial, y que solo se irán los que tienen una vida santificada

Y los demás que vivan en pecado, se quedan

Hebreos 10:17 añade:
    Y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones.”

Sin embargo, el Señor Jesucristo perdonó TODOS nuestros pecados, pasados, presentes y futuros.

Cuando el Señor venga, llamará a todos los salvos, primero los muertos en Cristo y luego los vivos.

2.- Algunas teorías afirman que la iglesia será raptada después de la tribulación.

*Post Tribulación

Se cree que toda la iglesia pasará toda la tribulación.

Juan. 15:18-19 Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros. 19Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece.”

Juan 16:33 “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.”

Tribulación tiene dos perspectivas

1- Es en el sentido del juicio severo de Dios.

2- El cristiano debe parecer aflicciones.

*Otras posturas están a favor de la media tribulación.

La iglesia será raptada a la mitad de la tribulación, es decir a los tres años y medio. Si eso sucediera cómo se afirma, entonces la iglesia vería la manifestación del hombre de pecado.

*Pre-tribulación.

La tribulación manifiesta la Ira, el juicio, la indignación de Dios, en la cual habrá oscuridad y muerte eterna, pero el cristiano tiene promesas y de ellas debe de asirse.

Romanos 8:1 “Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.”

1 Juan 3:1-3 “Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida 2(porque la vida fue manifestada, y la hemos visto, y testificamos, y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre, y se nos manifestó); 3lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo.”

El propósito de la tribulación es que Dios intenta purificar a Israel, su pueblo.

Juan 1:11-12A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. 12Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;”

Romanos 11:26 “y luego todo Israel será salvo, como está escrito:
    Vendrá de Sion el Libertador,
    Que apartará de Jacob la impiedad.”

Otro de sus propósitos de Dios, es que juzgará y castigará a los gentiles por su desprecio con el Evangelio.

También durante la tribulación, se manifestar la desobediencia de satanás y sobre él, Dios manifestara su Gran Poder.

3.- La pre-tribulación.

La iglesia no está destinada para la ira.

1 Tesalonicenses 1:9-10porque ellos mismos cuentan de nosotros la manera en que nos recibisteis, y cómo os convertisteis de los ídolos a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero, 10y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos, a Jesús, quien nos libra de la ira venidera.”

La iglesia puede pasar por tiempos de aflicción, pero no para la condenación eterna.

1Tesalonicenses 5:9 “Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo,”

La palabra iglesia en el libro de Apocalipsis se menciona 19 veces en los primero tres capítulos y luego hasta el 22.

En el capítulo 4:1 “Después de esto miré, y he aquí una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que oí, como de trompeta, hablando conmigo, dijo: Sube acá, y yo te mostraré las cosas que sucederán después de estas.”

Dios le muestra a Juan lo que estaría sucediendo en la fatídica tribulación.

La inminencia: Esto significa: Gran proximidad en el tiempo de un suceso.

El saludo para los primeros cristianos era: “El Señor viene”

1 Corintios 16:22 “El que no amare al Señor Jesucristo, sea anatema. El Señor viene.”

Juan 21:21-23Cuando Pedro le vio, dijo a Jesús: Señor, ¿y qué de éste? 22Jesús le dijo: Si quiero que él quede hasta que yo venga, ¿qué a ti? Sígueme tú. 23Este dicho se extendió entonces entre los hermanos, que aquel discípulo no moriría. Pero Jesús no le dijo que no moriría, sino: Si quiero que él quede hasta que yo venga, ¿Qué a ti?”

Se decía que Juan no moriría hasta que el Señor Jesucristo viniera.

Todos aquellos cristianos estaban a la espera de nuestro Señor Jesucristo.

2 Timoteo 4:8 “Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.”

Dios en su Palabra nos da señales que vendrá por su iglesia antes de que venga la gran tribulación.

Seremos arrebatados.

1Tes 4:13-18 Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. 14Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. 15Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. 16Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. 17Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. 18Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.”

Dios siempre advirtió el peligro a los cristianos.

Tal es el caso de Lot, que lo sacó de Sodoma antes de que cayera fuego y azufre del cielo.

Génesis 19:17-22 Y cuando los hubieron llevado fuera, dijeron: Escapa por tu vida; no mires tras ti, ni pares en toda esta llanura; escapa al monte, no sea que perezcas. 18Pero Lot les dijo: No, yo os ruego, señores míos. 19He aquí ahora ha hallado vuestro siervo gracia en vuestros ojos, y habéis engrandecido vuestra misericordia que habéis hecho conmigo dándome la vida; mas yo no podré escapar al monte, no sea que me alcance el mal, y muera. 20He aquí ahora esta ciudad está cerca para huir allá, la cual es pequeña; dejadme escapar ahora allá (¿no es ella pequeña?), y salvaré mi vida. 21Y le respondió: He aquí he recibido también tu súplica sobre esto, y no destruiré la ciudad de que has hablado. 22Date prisa, escápate allá; porque nada podré hacer hasta que hayas llegado allí. Por eso fue llamado el nombre de la ciudad, Zoar.”

Aquellos que no han aceptado a Cristo como su Salvador personal, ellos tendrán que pagar las consecuencias de su incredulidad.

La única forma de escapar es que usted crea que Cristo es Dios, y que es el Salvador de su alma.

Un ejemplo muy acertado, son los yernos de Lot, que rehusaron creer a lo que su suegro decía, y ellos perecieron por quedarse en la ciudad.

Nadie sabe cuándo vendrá nuestro Señor Jesucristo, sin embargo, hay muchas señales que anuncian su inminente regreso, pero no sabemos el año, el día, ni la hora.

Asegúrese que, si hoy fuera el rapto, usted se iría con Él.

Ponga su fe en Jesucristo y prepárese para volver a verlo en el rapto y disfrutar de la vida eterna que le da por creer en Su nombre.

Póngase a cuentas con Dios.

Etiquetado: / / /

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code