¿Qué Hacer Cuando Las Cosas Se Ponen Difíciles? – Pastor Arturo Muñoz Guzmán

Texto bíblico:

2 Tesalonicenses 3:1-6 Por lo demás, hermanos, orad por nosotros, para que la palabra del Señor corra y sea glorificada, así como lo fue entre vosotros, 2y para que seamos librados de hombres perversos y malos; porque no es de todos la fe. 3Pero fiel es el Señor, que os afirmará y guardará del mal. 4Y tenemos confianza respecto a vosotros en el Señor, en que hacéis y haréis lo que os hemos mandado. 5Y el Señor encamine vuestros corazones al amor de Dios, y a la paciencia de Cristo. 6Pero os ordenamos, hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que os apartéis de todo hermano que ande desordenadamente, y no según la enseñanza que recibisteis de nosotros.”

Introducción: 

La carta escrita por Pablo a la iglesia de Tesalónica manifiesta que ellos estaban pasando por situaciones muy difíciles, dicha problemática había sido originada, porque los hermanos estaban predicando con denuedo el Evangelio del Señor Jesucristo.

La vida de los cristianos de Tesalónica se tornó difícil porque estaban padeciendo persecución, como consecuencia por predicar con ímpetu, la Palabra de Dios, Siempre habrá hombres malos y perversos que estarán en contra de que el Evangelio sea predicado.

2 Tesalonicenses 3:2 “y para que seamos librados de hombres perversos y malos; porque no es de todos la fe.”

1 Tesalonicenses 1:6 “Y vosotros vinisteis a ser imitadores de nosotros y del Señor, recibiendo la palabra en medio de gran tribulación, con gozo del Espíritu Santo”

La Biblia nos cuenta, que muchos cristianos en Tesalónica habían perdido su vida por causa del Evangelio, ellos son los que durmieron en el Señor, con esperanza.

1 Tesalonicenses 4:13 “Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza.”

Está iglesia estaba sometida a muchas presiones por gente perversa que los perseguía y los mataba, lamentablemente, muchos de esos problemas que estaban sufriendo los de la Iglesia de Tesalónica, eran ocasionados dentro de la congregación, por hermanos de la misma iglesia.

2 Tesalonicenses 3:6 “Pero os ordenamos, hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que os apartéis de todo hermano que ande desordenadamente, y no según la enseñanza que recibisteis de nosotros.”

La Palabra de Dios nos señala que la vida cristiana que se vive tal como Dios manda, siempre traerá persecución, así como luchas y cargas, pero Dios manda a cada cristiano que se encuentre en esa situación, que no pierda su gozo y se sienta feliz por ser vituperado.

Mateo 5:11-12 Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. 12Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.”

Mateo 10:28 “Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno.”

Mientras el cristiano viva y haga lo que Dios manda, debe saber que estos problemas deben de enfrentarlos, porque estás pruebas o tribulaciones terminarán hasta que se encuentre en la presencia del Salvador.

Abraham tuvo que enfrentar luchas con algunos reyes de la tierra.

Moisés antes de salir de Egipto tuvo situaciones difíciles con Faraón.

Josué tuvo que pelear para poder tomar posesión de la tierra prometida.

Cada cristiano siempre tendrá luchas con la familia, en su hogar, con el trabajo o con la familia de la fe, por esta razón el apóstol Pablo les recuerda algunos principios que deben de recordar para que a pesar de todas estas situaciones, pueda seguir adelante.

¿Qué hacer cuando las cosas se ponen difíciles?

1.- Orar sin cesar.

1 Tesalonicenses 5:17 “Orad sin cesar.”

El cristiano jamás podrá obtener la victoria frente a las luchas, en sus propias fuerzas.

Orar sin cesar, es pedir, clamar una y otra vez al Dios del cielo, para que le ayude a salir adelante de la complicada situación que esté viviendo, el mismo apóstol Pablo pedía que oraran por él, porque seguramente tenía cargas con las iglesias.

1 Tesalonicenses 5:25 “Hermanos, orad por nosotros.”

Ore por su pastor, por los líderes, y por los hermanos de la fe. El recurso de la oración no ha pasado de moda, sigue siendo el recurso indispensable e importante para poder librar nuestras batallas.

2 Tesalonicenses 3:1 “Por lo demás, hermanos, orad por nosotros, para que la palabra del Señor corra y sea glorificada, así como lo fue entre vosotros”

El Señor Jesucristo nos deja un claro ejemplo de la oración, en el huerto de Getsemaní.

2.- Seguir haciendo lo que Dios nos manda.

2 Tesalonicenses 3:4 “Y tenemos confianza respecto a vosotros en el Señor, en que hacéis y haréis lo que os hemos mandado.”

La obediencia a Dios se debe de ejercer en todo tiempo, porque el cristiano está obligado a hacer la voluntad de Dios, Aunque esté pasando por pruebas, siga leyendo su Biblia, no deje de congregarse en la iglesia, siga haciendo lo que a Dios le agrada.

3.- Encamine su corazón al amor de Dios.

2 Tesalonicenses 3:5 “Y el Señor encamine vuestros corazones al amor de Dios, y a la paciencia de Cristo.”

1 Tesalonicenses 1:3 “acordándonos sin cesar delante del Dios y Padre nuestro de la obra de vuestra fe, del trabajo de vuestro amor y de vuestra constancia en la esperanza en nuestro Señor Jesucristo.”

La iglesia de Tesalónica mostraba amor hacia los demás, ellos hacían el bien, echando mano del amor de Dios

1 Tesalonicenses 3:12 “Y el Señor os haga crecer y abundar en amor unos para con otros y para con todos, como también lo hacemos nosotros para con vosotros”

1 Tesalonicenses 4:9 “Pero acerca del amor fraternal no tenéis necesidad de que os escriba, porque vosotros mismos habéis aprendido de Dios que os améis unos a otros;”

El amor cubrirá multitud de pecados, y ese amor nos ayudará a resolver esas situaciones difíciles por el otro lado, el egoísmo no tiene cabida durante los tiempos de tribulación.

4.- Desarrollar la paciencia del Señor Jesús.

2 Tesalonicenses 3:5 “Y el Señor encamine vuestros corazones al amor de Dios, y a la paciencia de Cristo.”

La paciencia es elemental.

Mostrar paciencia durante el tiempo de tribulación, hará que el cristiano piense y medite que es lo que Dios quiere que haga.

2 Tesalonicenses 1:4 “tanto, que nosotros mismos nos gloriamos de vosotros en las iglesias de Dios, por vuestra paciencia y fe en todas vuestras persecuciones y tribulaciones que soportáis.”

5.- Separarnos de los hermanos que se entrometen en lo que nos les importa.

2 Tesalonicenses 3:10-15 “tanto, que nosotros mismos nos gloriamos de vosotros en las iglesias de Dios, por vuestra paciencia y fe en todas vuestras persecuciones y tribulaciones que soportáis.”

Sin embargo, Dios manda que ese tipo de gente debe ser amonestada, pero el cristiano debe de tener cuidado de no tratarlo como enemigo.

Lo único que pide Dios, es evitar tener compañerismo, para evitar ser mal influenciado.

Cada uno tiene luchas y un ejemplo es la iglesia de Tesalónica, pero Dios le inspira a Pablo para que les pueda aconsejar acerca de lo que debían de hacer.

Así que, si usted tiene luchas, reflexione con los consejos de Dios y póngase a cuentas con Él.

Etiquetado: / / /

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code