Yo Y Mi Casa Serviremos A Jehová

Texto Bíblico:

Josué 24:14-26Ahora, pues, temed a Jehová, y servidle con integridad y en verdad; y quitad de entre vosotros los dioses a los cuales sirvieron vuestros padres al otro lado del río, y en Egipto; y servid a Jehová. 15Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová. 16Entonces el pueblo respondió y dijo: Nunca tal acontezca, que dejemos a Jehová para servir a otros dioses;”

Introducción:

Josué era el siervo de Moisés durante los años que estuvieron en el desierto y después que muere Moisés toma su lugar, ahora a Él le toca repartir la tierra, pero Dios le promete que estaría con él, y debe seguir poniendo en práctica los estatutos de Dios, la única recomendación es que debe de esforzarse y ser valiente.

Josué 1:7 “Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas.”

El esfuerzo requiere dedicación, disciplina y valor. Ese esfuerzo tendría que aplicarlo en obedecer a Dios en todo lo que Él había escrito en sus estatutos, para que fuera prosperado en todas las cosas que él emprendería.

Así que cuando te enfrentes a una encomienda difícil, debes preguntarte:

¿Quién soy?  ¿Qué hacer con todo esto que pasa?

Josué 24:15 “Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová.”

Hoy debes decidir a quién vas a servir, si a las tradiciones, tu trabajo o a Dios.

¿Estás sirviendo a Dios?  ¿Estás ganando almas?

No debes vacilar, debes ser determinante en lo que la Biblia dice.

Romanos 6:16 “¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia?”

¿De quién eres esclavo?

Si tú no le das importancia a Dios, no esperes que tus hijos lo hagan.

a) Pon el ejemplo, sigue tú a Cristo primero y deja que Dios convenza a los demás.

b) Motiva a tus hijos a vivir para Dios, nadie lo hará por ti, ni la escuela ni el gobierno.

Siempre habrá consecuencias por no seguir a Dios.

Josué 24 :15Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová.”

Mientras que el esfuerzo para obedecer, siempre te traerá bendición y hará prosperar su camino.

Josué 1:7 “Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas.”

Si hay alguien que te ha dado mal ejemplo, si hay alguien que te hizo daño, y te cuesta mucho trabajo seguir adelante, recuerda que Dios te manda que te esfuerces por hacer Su voluntad.

Josué se esforzó, confío en Dios y obedeció, y Dios le dio la victoria frente a Jericó.

El pecado te alejará de Dios, por lo tanto, determina a obedecer y a decidir servir a Dios.

Josué 24:19-20Entonces Josué dijo al pueblo: No podréis servir a Jehová, porque él es Dios santo, y Dios celoso; no sufrirá vuestras rebeliones y vuestros pecados. 20Si dejareis a Jehová y sirviereis a dioses ajenos, él se volverá y os hará mal, y os consumirá, después que os ha hecho bien.”

Si dejas a Dios, Él se olvidará de ti, pero hoy es el día a quien decides servir.

Pedro decidió seguir a Jesucristo y servirlo.

Mateo 16:13-16 Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre? 14Ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías, o alguno de los profetas. 15El les dijo: Y vosotros, ¿Quién decís que soy yo? 16Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.”

Recuerda que hablan más tus acciones, que tus palabras.

Decídete a quién quieres servir.

Etiquetado: / / / / /

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code