Dios Usa Las Aflicciones Para Cumplir Con Sus Propósitos – Hno. Ramón Garay Hernández

Texto Bíblico:

Génesis 39:1-23 “Hablando ella a José cada día, y no escuchándola él para acostarse al lado de ella, para estar con ella, 11aconteció que entró él un día en casa para hacer su oficio, y no había nadie de los de casa allí. 12Y ella lo asió por su ropa, diciendo: Duerme conmigo. Entonces él dejó su ropa en las manos de ella, y huyó y salió. 13Cuando vio ella que le había dejado su ropa en sus manos, y había huido fuera, 14llamó a los de casa, y les habló diciendo: Mirad, nos ha traído un hebreo para que hiciese burla de nosotros. Vino él a mí para dormir conmigo, y yo di grandes voces; 15y viendo que yo alzaba la voz y gritaba, dejó junto a mí su ropa, y huyó y salió. 16Y ella puso junto a sí la ropa de José, hasta que vino su señor a su casa. 17Entonces le habló ella las mismas palabras, diciendo: El siervo hebreo que nos trajiste, vino a mí para deshonrarme. 18Y cuando yo alcé mi voz y grité, él dejó su ropa junto a mí y huyó fuera. 19Y sucedió que cuando oyó el amo de José las palabras que su mujer le hablaba, diciendo: Así me ha tratado tu siervo, se encendió su furor. 20Y tomó su amo a José, y lo puso en la cárcel, donde estaban los presos del rey, y estuvo allí en la cárcel. 21Pero Jehová estaba con José y le extendió su misericordia, y le dio gracia en los ojos del jefe de la cárcel. 22Y el jefe de la cárcel entregó en mano de José el cuidado de todos los presos que había en aquella prisión; todo lo que se hacía allí, él lo hacía. 23No necesitaba atender el jefe de la cárcel cosa alguna de las que estaban al cuidado de José, porque Jehová estaba con José, y lo que él hacía, Jehová lo prosperaba.”

Introducción:

La Santa Palabra de Dios contiene muchísimas historias que sucedieron, las cuales se registraron para que quien las leyera, entendiera que todo sucedió con un propósito para Dios y para ser de ejemplo a las generaciones venideras.

Salmos 78:6 Para que lo sepa la generación venidera, y los hijos que nacerán; Y los que se levantarán lo cuenten a sus hijos,”

1 Corintios 10:11 “Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos.”

De manera muy especial en el libro de Génesis, nos relata la historia de José, “el soñador” el cual es vendido por sus hermanos a una caravana de ismaelitas, quienes lo compran como esclavo y posteriormente es vendido a un hombre de gran importancia que vivía en Egipto.

El primer lugar, donde se establece a José, se determina su carácter y se le prepara para su papel futuro. Lo destacado de la estadía de José en casa de Potifar es su fidelidad a Dios y su diligencia como esclavo. Las circunstancias al principio favorecen a José. Pero luego se torna en contra de él. Dios prospera a José, 39:1-6a. Dos factores, el uno humano, el otro divino se unen para proveer a José el ambiente y las circunstancias necesarias para su sobrevivencia y bienestar en Egipto.

De tal manera que de la misma forma que José pasó por situaciones sumamente difíciles, Dios permitió que todo eso acontecerá para que fuera preservada la vida de su pueblo, así que su usted está pasando por momentos de aflicción, debe recordar que Dios le ha dado sus promesas y debe confiar en Él, en su grandeza, en su poder y en su misericordia.

Es importante que dentro de la angustia en que se encuentre, siempre recuerde lo siguiente:

1.- Dios nos guiará por lugares en donde nuestra fe será probada.

2.- Si estamos en el centro de la voluntad de Dios, aún dentro de las dificultades, estaremos seguros.

3.- En las peores circunstancias en que nos encontremos, jamás serán la excusa para no permanecer en la voluntad de Dios.

La historia de José es una gran enseñanza de cómo vivir los tiempos de prueba.

Génesis 39:2-3a Mas Jehová estaba con José, y” fue varón próspero; y estaba en la casa de su amo el egipcio. 3Y vio su amo que Jehová estaba con él…”

 La prueba de José fue probablemente peor que cualquiera de la que nosotros hayamos pasado. Sin embargo, Dios no lo abandonó ni siquiera un poco. Si Dios permitió que José fuera un esclavo, entonces él sería un hombre próspero, aun como un esclavo.

A menudo nos quejamos de que Dios nos haya puesto en un lugar terrible o difícil. Sin embargo, la voluntad de Dios es que confiemos en Él para bendecirnos y hacernos crecer espiritualmente en donde quiera que estemos.

Conclusión:

Si usted está pasando por alguna difícil prueba, recuerde que debe de permanecer tranquilo, porque Dios está con usted, no se le olvide que Dios siempre le dará de su gracia para superar la aflicción que produce dicha prueba.

“DIOS SIGUE EN SU TRONO” “Y CON AMOR ETERNO NOS HA AMADO”

Jehová estableció en los cielos su trono, Y su reino domina sobre todos.

Salmos 103:19 Jehová estableció en los cielos su trono, Y su reino domina sobre todos.”

Etiquetado: / / / /

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code