Sobre Toda Cosa Guardada, Guarda Tu Corazón

Texto Bíblico:

Proverbios 4:20-27 Hijo mío, está atento a mis palabras; Inclina tu oído a mis razones. 21No se aparten de tus ojos; Guárdalas en medio de tu corazón; 22Porque son vida a los que las hallan, Y medicina a todo su cuerpo. 23Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida. 24Aparta de ti la perversidad de la boca, Y aleja de ti la iniquidad de los labios. 25Tus ojos miren lo recto, Y diríjanse tus párpados hacia lo que tienes delante. 26Examina la senda de tus pies, Y todos tus caminos sean rectos. 27No te desvíes a la derecha ni a la izquierda; Aparta tu pie del mal.”

La palabra guardar se refiere a proteger, mantener, cuidar, o esconder.

¿Realmente es el corazón el que debemos de proteger?

El corazón es el centro de lo que gobierna todo, determina las acciones del hombre, así como el carácter, la personalidad, la voluntad y la mente. Todos los PENSAMIENTOS se generan desde lo profundo del corazón, produciendo muchas veces, PECADO.

Proverbios 6:18 El corazón que maquina pensamientos inicuos, Los pies presurosos para correr al mal,”

Proverbios 19:21 Muchos pensamientos hay en el corazón del hombre; Mas el consejo de Jehová permanecerá.”

Lucas 24:38 “Pero él les dijo: ¿Por qué estáis turbados, y vienen a vuestro corazón estos pensamientos?”

Mateo 15:19 “Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias.”

Mateo 15:11 “No lo que entra en la boca contamina al hombre; mas lo que sale de la boca, esto contamina al hombre.”

¿De qué debemos proteger o guardar nuestro corazón?

1) El orgullo

Isaías 14:12-14 !Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones. 13Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; 14sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo.”

1 Timoteo 3:6 “no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo.”

Santiago 4:6 “Pero él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.”

2 Timoteo 3:1-2 “También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. 2Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos,”

Daniel 4:37 “Ahora yo Nabucodonosor alabo, engrandezco y glorifico al Rey del cielo, porque todas sus obras son verdaderas, y sus caminos justos; y él puede humillar a los que andan con soberbia.”

Proverbios 16:18 Antes del quebrantamiento es la soberbia, Y antes de la caída la altivez de espíritu.”

Proverbios 21:4 Altivez de ojos, y orgullo de corazón, Y pensamiento de impíos, son pecado.”

Isaías 2:11 “La altivez de los ojos del hombre será abatida, y la soberbia de los hombres será humillada; y Jehová solo será exaltado en aquel día.”

2) La codicia.

Éxodo 20:17 “No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.”

Josué 7:20-21 Y Acán respondió a Josué diciendo: Verdaderamente yo he pecado contra Jehová el Dios de Israel, y así y así he hecho. 21Pues vi entre los despojos un manto babilónico muy bueno, y doscientos siclos de plata, y un lingote de oro de peso de cincuenta siclos, lo cual codicié y tomé; y he aquí que está escondido bajo tierra en medio de mi tienda, y el dinero debajo de ello.”

Génesis 3:6 “Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella.”

Santiago 4:1-2 ¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, las cuales combaten en vuestros miembros? 2Codiciáis, y no tenéis; matáis y ardéis de envidia, y no podéis alcanzar; combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís.”

3) La envidia.

Es el sentimiento de tristeza o enojo que se genera dentro del corazón, al ver que otro tiene lo que tú crees merecer.

Ejemplos:

Caín envidia a Abel su hermano.

Génesis 4:4-8Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda; 5pero no miró con agrado a Caín y a la ofrenda suya. Y se ensañó Caín en gran manera, y decayó su semblante. 6Entonces Jehová dijo a Caín: ¿Por qué te has ensañado, y por qué ha decaído tu semblante?7Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si  no hicieres bien, el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él.[a] 8Y dijo Caín a su hermano Abel: Salgamos al campo. Y aconteció que estando ellos en el campo, Caín se levantó contra su hermano Abel, y lo mató.”

José el soñador es vendido por sus hermanos por envidia.

Hechos 7:9 “Los patriarcas, movidos por envidia, vendieron a José para Egipto; pero Dios estaba con él”

David fue perseguido por el rey Saúl por envidia.

1 Samuel 18:7-9Y cantaban las mujeres que danzaban, y decían: Saúl hirió a sus miles, Y David a sus diez miles. m 8Y se enojó Saúl en gran manera, y le desagradó este dicho, y dijo: A David dieron diez miles, y a mí miles; no le falta más que el reino. 9Y desde aquel día Saúl no miró con buenos ojos a David.”

El Señor Jesucristo fue envidiado por los fariseos.

Mateo 27:18 “Porque sabía que por envidia le habían entregado.”

Marcos 15:10 “Porque conocía que por envidia le habían entregado los principales sacerdotes.”

1 Timoteo 6:4 “está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas,”

1 Pedro 2:1 “Desechando, pues, toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidias, y todas las detracciones.”

4) La amargura.

La amargura empieza con el enojo, después se convierte en resentimiento, rencor y finalmente en amargura.

Se les nota en el rostro la frustración; La falta de perdón origina la amargura, esta se puede guardar por años y eso impide disfrutar la vida y tomar malas decisiones.

Mateo 5:22-24 Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego. 23Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, 24deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.”

Rut 1:20 “Y ella les respondía: No me llaméis Noemí, sino llamadme Mara; porque en grande amargura me ha puesto el Todopoderoso.”

Efesios 4:31 “Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia.”

Hebreos 12:15 “Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados;”

Para reflexionar:

¿Qué estás guardando dentro de tu corazón que está contaminando a los que te rodean? Quizá el orgullo, la codicia, la envidia o la amargura están alejándote de las bendiciones de Dios.

Así que HOY ponte a cuentas con El Rey de Reyes y Señor de Señores.

Etiquetado: / / / / / /

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code