Qué Prediques La Palabra

Texto Bíblico:

2 Timoteo 4:1-8 Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, 2que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina.3Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros  conforme a sus propias concupiscencias, 4y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.5Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz  obra de evangelista, cumple tu ministerio. 6Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano. 7He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. 8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.”

Introducción:

Todo el tiempo que Dios te permita vivir, debes de usarlo con sabiduría, porque nada de lo material que hagas en este mundo, nada te podrás llevar, nada de lo que acumules monetariamente hablando, nada tendrá valor para la eternidad.

Lo ÚNICO que podrá trascender después de tu muerte, será todo lo que hayas hecho en vida para servir y honrar a Dios, en especial: el PREDICAR EL EVANGELIO, ya que, mediante el Evangelio, el hombre puede alcanzar la salvación de su alma.

Por lo tanto, no gastes tu tiempo, no gastes tus talentos, no gastes tu vida misma, en lograr cosas vanas y sin sentido, ya que NADA te podrás llevar, todo se quedará aquí, y todo lo que trabajaste, ¿Pará quien será?

Cómo dice el dicho: “Nadie sabe para quien trabaja”, sin embargo, TODO lo que hagas para Dios, será contado para la eternidad.

Dios te premiará en vida por haber arrebatado las almas del infierno; Es un privilegio el predicar el Evangelio, y sobre todo, podrás alcanzar la sabiduría.

Actividades que tendrán trascendencia en la eternidad.

1.- Predica la Palabra

2 Pedro 2:5 “Y si no perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé, pregonero de justicia, con otras siete personas, trayendo el diluvio sobre el mundo de los impíos;”

Juan 3:4 “Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer?”

Mateo 12:41 “Los hombres de Nínive se levantarán en el juicio con esta generación, y la condenarán; porque ellos se arrepintieron a la predicación de Jonás, y he aquí más que Jonás en este lugar.”

Juan 1:29 “El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.”

2.- Insta a tiempo y fuera de tiempo (Pide con insistencia)

Efesios 5:16 “aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.”

3.- Redarguye, convence de culpa.

2 Timoteo 2:15 “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.”

4.- Reprende para que sean sanos en la Fe.

Tito 1:12-14 Uno de ellos, su propio profeta, dijo: Los cretenses, siempre mentirosos, malas bestias, glotones ociosos. 13Este testimonio es verdadero; por tanto, repréndelos duramente, para que sean sanos en la fe, 14no atendiendo a fábulas judaicas, ni a mandamientos de hombres que se apartan de la verdad.”

Efesios 5:11 “Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas;”

1 Timoteo 5:20 “A los que persisten en pecar, repréndelos delante de todos, para que los demás también teman.”

5.- Exhorta con toda paciencia y doctrina.

Alienta con ternura.

1 Tesalonicenses 2:3-7 Porque nuestra exhortación no procedió de error ni de impureza, ni fue por engaño, 4sino que según fuimos aprobados por Dios para que se nos confiase el evangelio, así hablamos; no como para agradar a los hombres, sino a Dios, que prueba nuestros corazones. 5Porque nunca usamos de palabras lisonjeras, como sabéis, ni encubrimos avaricia; Dios es testigo; 6ni buscamos gloria de los hombres; ni de vosotros, ni de otros, aunque podíamos seros carga como apóstoles de Cristo. 7Antes fuimos tiernos entre vosotros, como la nodriza que cuida con ternura a sus propios hijos.”

Porque habrá tiempo en dónde la gente no querrá oír la sana doctrina, vendrán tiempos peligrosos.

2 Timoteo 3:1 “También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos.”

Para Reflexionar:

¿Estás aprovechando bien tu tiempo? ¿Estás haciendo cosas que trascenderán para tu eternidad? O ¿Estás viviendo de manera vana?

Toma decisiones hoy.

Etiquetado: / / / /

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code